Río de Janeiro puede ser casi interminable

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Disfruta de los increíbles paisajes, los famosos monumentos y la majestuosa naturaleza que hacen de Rio de Janeiro la joya de Brasil o la ciudad maravillosa.


Fuente Noticias de Turismo 18/04/2018

Aunque seguramente lo primero de la lista cuando se planea un viaje de turismo a la capital carioca, sean de sus playas, esta ciudad es una urbe cosmopolita, que en los últimos años está inmersa en un gigantesco proceso de transformación y modernización, por lo que la lista de cosas que hacer en Río de Janeiro puede ser casi interminable. Lo mejor para tomarle un primer pulso a la ciudad es dar un tranquilo paseo por la orla (paseo marítimo) de la playa de Copacabana. Deportistas, caminantes, vendedores de pareos y turistas de todo el mundo se confunden en este escenario que parece sacado de una postal de viajes. En el mes de Mayo próximo se realizará el denominado Hot Sale Argentina, donde podrás encontrar estupendas ofertas para tu hotel y tus aéreos o paquetes.

Su conjunto de encantos naturales despierta una superior sensualidad, las playas de inigualable hermosura y amaneceres únicos son características fundamentales de esta ciudad carioca pletórica de felicidad y frescura. Tiempo atrás fue la capital del país. Considerada uno de los destinos predilectos de los habitantes de América del Sur. Reconocida mundialmente por la estatua del Cristo Redentor, el Pan de Azúcar, las playas extraordinarias de Copacabana e Ipanema, el Parque Nacional de Tijuca, el estadio Maracaná, sus famosos y ostentosos carnavales, sus bailes característicos y el samba, las posibilidades de excursiones no se agotan ahí.

En Río, la belleza renace todas las mañanas con el sol revelando el panorama de esta ciudad especial situada entre el mar y las montañas. Por eso, todos la llaman “La Ciudad Maravillosa”, título perfecto para un lugar extraordinario. Es un paraíso para quien le gusta comer bien. Desde platos más sofisticados de la cocina internacional hasta los sabrosos y exóticos platos de la cocina típica brasileña. Como la feijoada, acompañada siempre por la caipirinha. Está también el churrasco, carne a la brasa en pedazos grandes y jugosos. Los precios son buenos y el paisaje gratis.