Actividad económica: la demanda de energía de grandes empresas creció 4,5%

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente losandes 24/08/2022

En los primeros seis meses de 2022 la demanda de energía eléctrica de parte de las grandes empresas aumentó 4,5% en relación al período enero-junio de 2021.

En ese contexto, las ramas de la actividad económica que tuvieron las variaciones más marcadas fueron cuatro.

Dos de ellas crecieron considerablemente -industrias básicas de hierro y acero, 50,6%, y alojamiento en hoteles, pensiones y similares, 47,1%- y dos cayeron con fuerza: extracción de petróleo crudo (-7,1%) y elaboración de vino (-4.2%).

La medición de la demanda eléctrica es uno de los grandes termómetros de la economía local, debido a que la cantidad de energía utilizada por el sector empresario se asocia de forma directa a sus niveles de producción.

El consumo en detalleEl informe de la Evolución de la Demanda Eléctrica de Mendoza y Cuyo, que elabora el EPRE (Ente Provincial Regulador Eléctrico), señala que, en el primer semestre de este año, los usuarios residenciales tuvieron una suba del 2,3% en relación al 2021; los generales -pequeños comercios, talleres, industrias y obras en construcción- una del 10% y los de riego agrícola una del 16,8%; mientras que la del alumbrado público disminuyó un 6,5%.

Dentro de las grandes demandas, el EPRE releva el comportamiento de las 19 principales actividades económicas, que en forma conjunta consumen el 75% del total de la energía eléctrica provincial.

Las bajas más significativas, por su participación dentro de ese total, se registraron en los rubros extracción de petróleo crudo, refinación de petróleo, elaboración de vino y servicio de telefonía móvil.

Mientras que, entre las subas, se destacan las de industrias de hierro y acero, sector Hotelero, fabricación de envases de vidrio, administración pública y venta al por menor de combustible para vehículos.

Para entender su importancia, las dos primeras -extracción de petróleo crudo y refinación de petróleo- representan, en conjunto, el 33% del total de las grandes demandas de Mendoza.

Durante el primer semestre de 2022, la primera mencionada tuvo una reducción en sus consumos del 7,1% con respecto al mismo período de 2021.

Se debe tener en cuenta, además, que el año pasado ya había tenido una variación del -12,8% anual.

Variación de las 15 actividades con mayor demanda.

Primer semestre 2022 vs el mismo período de 2021.

Gustavo GuevaraLa caída en la utilización de la energía eléctrica en este sector durante 2020 y 2021 llevó a que la participación en el total de las grandes demandas pasara del 31% al 23,1%.

El informe del EPRE plantea que la baja en la demanda se explica sobre todo por la reducción en los consumos del suministro YPF-VZMZ-Vizcacheras, que implica el 34% de la rama y tuvo una variación anual acumulada de -26,5% al mes de junio.

La refinación de petróleo, que tiene una participación del 10,5% en el total de los consumos de las grandes demandas, registró un aumento del 0,1% en el primer semestre y, aunque en el último año (a junio), presenta una baja del 1,4%, se mantiene en los máximos históricos.

Otro sector que tiene una buena participación -del 7,9%- en el total de las grandes demandas es el de las industrias básicas de hierro y acero.

En este caso, muestra un incremento en los primeros seis meses de 2022 del 50,6%, cuando se compara con el mismo período de 2021.

Aún más, la rama cerró el año pasado con un repunte del 123% en sus consumos -aunque no se puede obviar el impacto que la pandemia, que frenó casi a cero a gran parte del sector metalmecánico durante varios meses.

Eduardo Sardi, vicepresidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet), señaló que en este aumento en la actividad hay un remanente de rebote del gran “parate” que se dio en 2020, pero también un crecimiento genuino en algunos sectores.

Con respecto específicamente a la industria del hierro y el acero, indicó que en el sector petrolero se están observando algunas inversiones y que la construcción también puede estar contribuyendo al repunte.

Pero, sobre todo, planteó que el mayor movimiento en ciertas ramas se asocia a que, durante dos años, la mayor parte de las empresas no invirtió y ahora están retomando proyectos.

La elaboración de vino, por otra parte, alcanza el 7% del total de los grandes consumos y en el primer semestre manifiesta un descenso del 4,2%, en contraste con el 5,7% de crecimiento que mostró durante 2021.

El director ejecutivo de Bodegas de Argentina, Milton Kuret, indicó que la explicación de esto es muy sencilla: la industria vitivinícola ha elaborado alrededor de un 10% menos de vino y esto se vincula con una merma en la producción de uva, que, según datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura, alcanzó el 15% de reducción.

Aunque el alojamiento en hoteles, pensiones y similares representa apenas el 1,1% del total, el sector experimentó un crecimiento del 47,1% en los seis primeros meses de este año y del 76,6% cuando se toman los últimos 12 meses, a junio.

Arturo González, presidente de la Cámara de Turismo de Mendoza, explicó que esto se debe a que han trepado los niveles de ocupación y que, en algunos casos (como el fin de semana largo de agosto, posterior al informe del EPRE), incluso se han superado los valores de 2019.

Como en otras ramas, el incremento en el consumo de energía eléctrica no implica necesariamente una expansión de la actividad, sino una recuperación luego de la caída que provocó el aislamiento.

Sin embargo, González aseguró que hay algunos indicios positivos que invitan a penar en un crecimiento del sector.

A modo de ejemplo, mencionó que hasta hace poco los turistas que llegaban a la provincia provenían casi exclusivamente de otras partes del país, pero en las últimas semanas se ha empezado a notar una mayor presencia de brasileños.

El empresario espera que en los próximos 15 días, cuando se estabilicen las condiciones en el paso internacional, comiencen a llegar también los chilenos, que suelen visitar Mendoza para sus Fiestas Patrias (del 16 al 19 de setiembre).

El titular de la Cámara de Turismo de Mendoza aclaró que los turistas nacionales permitieron compensar el descenso en el arribo de los visitantes extranjeros, por las restricciones por la pandemia y la pérdida de conexiones aéreas.

“Ahora se mantendría la llegada de ambos tipos de viajeros”, destacó esperanzado.