Córdoba tiene su primer hotel cerrado en cuarentena y reconvertido en 82 departamentos para estudiantes y turistas a bajo precio

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lanacion 25/07/2022

CORDOBA.

- Con una inversión de alrededor de US$1 millón uno de los hoteles de la ciudad de Córdoba que cerró por la pandemia y las cuarentenas se reconvirtió en un edificio de 82 departamentos con espacios comunes.

El coliving Vilaut es un emprendimiento de un grupo de socios encabezados por Matías Peñaloza, mientras que Lucas Groendijk, responsable de Oxala Travel Group, lidera el área de smart flats, espacios para alquileres por lapsos más cortos, desde un día.

El exhotel Ducal, nacido en 1994, cerró -como todos los establecimientos- durante la primera cuarentena y, a medida que los plazos se prolongaban sus dueños empezaron a analizar una reconversión.

“Había que pensar qué hacer y ganamos tiempo mientras no podíamos trabajar; ya veíamos que la tendencia en alojamientos cambiaba y el coronavirus nos precipitó”, dice Peñaloza a LA NACION.

El resultado fue un complejo de uso mixto que combina unidades habitacionales privadas con espacios flexibles compartidos.

El edificio está en el microcentro cordobés, en la calle Corrientes, y la renovación incluyó una intervención artística de su fachada de 25 metros de altura con un trabajo del artista local, Tec.

El mural tiene una superficie total de 1000 metros cuadrados.

El edificio es de arquitectura con reminiscencias de Art-nouveau mezclado con el Brutalismo de los ‘70.

Las siete plantas del hotel, que tenía 82 habitaciones -”amplias, como las que ya no se construyen salvo en los de alta categoría”, apunta Peñaloza- son ahora 82 departamentos de entre 25 metros cuadrados (la mayoría) y 50 metros cuadrados.

Los 3.000 metros cuadrados incluyen entre 13 y 15 unidades habitacionales (hay siete tipologías diferentes) por piso, un gimnasio, una lavandería común, área de trabajo y pileta en la terraza.

Treinta de los departamentos conformarán el smart flat.

“Son los destinados a viajeros, sea por turismo o por trabajo.

La modalidad de hospedaje cambió; se buscan otras experiencias.

Están diseñados incluyendo la última tecnología y seguridad”, aporta Groendijk.

Los responsables del emprendimiento coinciden en que la propuesta está en línea con las nuevas configuraciones espaciales que “aúnan vivienda, trabajo y estudio” en especial en las grandes ciudades.

Son “nuevos espacios para vivir y de trabajo compartidos, edificios de usos mixtos, locaciones flexibles o instalaciones temporales donde la gente se relaciona, comparte”, describe Peñaloza.

La propuesta apunta, en los alquileres anuales, a los estudiantes universitarios.

Las habitaciones cuentan con todo el mobiliario: “La idea es que lleguen directamente a instalarse; el espacio incluye una baulera para que puedan tener más comodidad”, sostiene Peñaloza e insiste en que ese segmento de jóvenes prioriza y disfruta de la vida “en grupo; se sienten cómodos”.

El valor mensual rondará, en el comienzo, los $20.000 más las expensas, que no están definidas.

Es un monto competitivo respecto de los alquileres de un monoambiente en los barrios cordobeses elegidos por los universitarios.

Groendijk apunta que los smart flats son un “nuevo concepto” en el turismo.

Son pisos de alojamiento con todas las comodidades de la hotelería, pero con la tecnología aplicada para mejorar la estadía de los huéspedes.

“Las formas de viajar y trabajar cambiaron por completo con el impacto del Covid 19.

Hoy lo más valorado por los usuarios son los canales contactless que brinden un servicio en forma segura, eficiente y efectiva a través de la autogestión de reservas, pagos, check-in y check-out y cerraduras inteligentes con un único código como llave de ingreso, asistencia 7x24 del huésped”, resume.