Crisis económica: hay sectores a los que, pese a todo, les va muy bien

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 15/08/2022

¿Puede ser una foto vieja o refleja con fidelidad el momento? El Gobierno habla de una recuperación de la economía y, a estar por la desconfianza que aún prima en los mercados, son pocos los que dan fe de ello.

También el complejo clima social, con reclamos constantes de mayor presupuesto para atender necesidades básicas de quienes están por debajo de la línea de pobreza, borronea esa imagen.

La altísima inflación le pone una cuota más de incredulidad aunque quizás sea, precisamente, el exceso de pesos lo que haga girar esas ruedas.

Pero, según los distintos índices del Estimador Mensual de Actividad Económica (Emae), no son pocos los rubros que presentan un franco crecimiento.

¿Alcanza para dar vuelta la situación general?, no.

Inclusive las restricciones con las importaciones, que ya comienzan a frenar industrias, podrían aplacar bruscamente estas levantadas.

Sin embargo –vale decirlo otra vez–, hay sectores que funcionan y bien.

El indicador que elabora el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) a mayo (último dato consolidado) mantiene un rumbo de crecimiento, aunque con menor velocidad del que traía.

Si bien hay una industria que distorsiona fuerte el cuadro conformado por 16 guarismos (la pesca, que crece exponencialmente más que el resto), rubros como el comercio de electros, el turismo, la hotelería y gastronomía, la industria manufacturera, la construcción, las inmobiliarias y el comercio, funcionan con dinamismo.

Dicho de otro modo, les va bien, independientemente de ciertos bemoles o de situaciones particulares que pueden alterar esta afirmación.

Lo que más asoma sobre la superficie es lo que más se ve a simple vista.

Vacaciones de invierno con mucho turismo en las distintas regiones del país, hotelería con altos niveles de ocupación y no pocos restaurantes llenos.

La demanda del sector agropecuario, motivada en los altos precios de las commodities, a la vez tira del carro a industrias como la de maquinaria agrícola y automotriz, centrada en camionetas.

Y en los corralones se observa esa dinámica proactiva.

Corralones e inmuebles“No se si hablaría más de recuperación o de refugio.

Comprar mercadería no sólo es un refugio para nosotros como propietarios de un corralón, sino de los pesos que se van devaluando.

hay más negocios porque a la gente le queman los pesos”, interpretó Hernán Huergo, titular de Edifiseco.

La construcción, según el Emae, creció el 13,8% interanual.

El rubro se entrelaza con el comercio, que aumentó el 11,6% y, por qué no, también con las inmobiliarias, que subieron 7,3 por ciento.

Habrá que esperar unos días, hasta el 23 de este mes para ver qué pasó en junio.

Huergo entiende así las mayores ventas de su negocio: “Los precios van por encima de la inflación y del índice, entonces todo el mundo sale corriendo a pisar los costos de los materiales.

Esto se acentuó con la disparada del dólar blue porque lo que antes se cancelaba con 10 mil dólares ahora se compra con 7.000?, explica.

El corredor Sergio Villella, cuya inmobiliaria está especializada en el alquiler de departamentos, reconoció que el mayor dinamismo del rubro estuvo estrechamente ligado con la salida de la pandemia, cuando las operaciones, incluidas las de compra-venta, se frenaron.

“Vendimos muy bien desde marzo hasta la salida de Guzmán”, relató.

Eso, la renuncia del ministro, ocurrió el 3 de julio.

A la semana siguiente el dólar volaba.

“Los inmuebles se valuaban a precios de post pandemia, es decir, bajos en dólares, y habían aumentado los alquileres, así que se vendió tanto a inversores como a usuarios finales.

Ahora, con este dólar (cercano a 300 pesos), han vuelto las consultas, como ocurre en estos ciclos”, añade.

La actidad en minas y canteras, también pasa por una recuperación.

“La actividad canteras está mejor, con una capacidad de producción instalada del 50% a 60%, lo cuál es bueno, no muy bueno.

La sensación es que llegamos a una meseta y no hay vista de que la mejora siga progresando o sea sustenble siquiera”, entiende, sin embargo, Hugo Apfelbaum, de canteras El Diquecito.

Las dificultades para importar bienes de capital y las demoras en la redeterminación de precios en la obra pública, podría hacer caer la dinámica, comenta el empresario.

Restaurantes y hotelesEn la hotelería hay “brotes verdes”.

Lo dicen las estadísticas del Indec y los ejecutivos del rubro.

“Trabajábamos antes de la pandemia en un 80 por ciento con extranjeros, nos reinventamos y empezamos a funcionar con el público local.

Sumamos una propuesta de SPA con un circuito de agua y con la gastronomía.

Tenemos muy buena ocupación, igual o mejor que antes, pero es nuestro caso en particular”, dijo Ramiro Rodríguez, de Azur Hotel.

Hay tonalidades entre los hoteles situados en Córdoba Capital y aquellos que funcionan en las sierras.

En cuanto al funcionamiento de su restaurante, “hay una tendencia muy buena de demanda”.

“Desde abril se vio un buen movimiento.

Diría que todo el primer semestre.

Me parece que en ese rubro se puede hablar de una fuerte recuperación, hasta ahora consolidada”, agregó.

Cuando se mira la estadística, ese grupo conformado por hotelería y restaurantes creció en 44,3% en mayo.

Es de suponer que en julio el número mejoró.

Federico Ricotini, responsable del hotel Windsor y del restaurante Sibaris, coincide con esa visión.

“Desde noviembre del año pasado, empezamos a tener regularidad en nuestras actividades porque no se volvieron a cortar, y siempre fue con crecimiento.

Estamos en un muy buen promedio”, reconoció.

Desde su lado del mostrador observa que el público “se anima a consumir, aquí nos destacamos por el servicio y tenemos clientes que no nos abandonan, a los que se están sumando nuevo, creo que va a ser perdurable”, estimó.

Indicó que el ticket promedio sube de precio también por la incidencia de la inflación.

Comercio, algunos muy bienEl comercio en general creció un 12,5% promedio el mes pasado, por encima del promedio, pero desde la Cámara de Comercio de Córdoba (CCC) aseguran que esa recuperación “presenta realidades diferentes según qué rubros y zonas se trate”.

“La estrategia de muchos consumidores para resguardar el valor del dinero es comprar productos, especialmente electrodomésticos, algo que también sucede en situaciones de alta incertidumbre (por ejemplo cuando renunció Guzman).

Entonces se generan olas de alto consumo en las que el ciudadano compra para stockearse.

Sin embargo, insisto en que se trata de un fenómeno heterogéneo”, comentó Nadia Villegas, directora general de la entidad.

Villegas distingue la situación de estos rubros de bienes durables con aquellos, por ejemplo, situados en el área central más castigados por manifestaciones que reducen la cantidad de días trabajadores.

“Los shoppings también registran aumentos en sus volúmenes de ventas, pero si lo comparamos con el centro, no es la misma situación”, agregó.

En el interior provincial, por otro lado, hay una caída del 2,8%, según datos de Fedecom.

Pero es cierto que la demanda de electros viene en marcada suba.

Una de las principales fábricas del país, situada en Córdoba, está con su actividad a pleno, solo afectada por algunos faltantes en importaciones.

“Realmente se ve una recuperación, hasta julio que es el último mes cerrado, hay recuperación en todos los rubros que hacemos.

Se produjo una caída muy grande en 2018, y fue levantando desde 2019 hasta ahora, aun cuando está por debajo de esos valores previos a la caída.

¿La razón? No existen tantas alternativas para poner los pesos, comprar un auto es recontradificil y una casa más todavía”, interpretaron en esa industria.

¿Cómo sigue? “Ahora se encareció mucho la financiación, la evolución es algo que está por verse”, acotó la fuente que pidió reserva.

A ese factor podría sumarse la mayor cantidad de pesos que habrá en las familias por el aumento de las tarifas de servicios públicos.

El agro y los dólaresLa incidencia del sector agropecuario en la demanda total es central, señalan los analistas económicos.

En el Emae, el rubro agricultura y ganadería registró en mayo una caída en volumen de -5,3%, pero por efecto de la suba de precios el crecimiento es visible.

Raúl Giai Levra, presidente de la fábrica de tractores y maquinaria Pauny, indicó que la demanda de los productos industrializados en Las Varillas, es sostenida por “la liquidación de créditos tomados en las últimas exposiciones agropecuarias y también porque el productor ha vendido y se encuentra con pesos, aprovecha la situación para equiparse”.

La fábrica prevé 2.000 unidades producidas a lo largo del año.

“Para adelante hay incertidumbre en función de cómo se vayan acomodando las cosas, el sector del campo está bien y en teoría debería seguir la tendencia”, se esperanzó.