Cuba y Venezuela abren su economía por el desabastecimiento

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 18/08/2022

El Gobierno de cuba y el de venezuela anunciaron esta semana, casi al mismo tiempo, medidas económicas que muestran un giro sensible en sus posiciones doctrinarias en materia de manejo de los recursos, creación de riquezas y distribución y consumo de bienes y servicios para satisfacer las necesidades de su gente.

Ambos modelos, se sabe, se caracterizan por la centralización marcada del Estado.

Las decisiones de uno y otro coinciden en su propósito: revertir el desabastecimiento que soporta la población en general en la mayor de las Antillas y la de la República Bolivariana.

En esa línea funcionarios cubanos comunicaron el lunes último que se autorizará la operación de empresas mixtas de capital extranjero en el comercio minorista y hasta completamente privadas para mayoristas.

“Buscamos que estas medidas tengan una incidencia inmediata en los problemas de desabastecimiento y contribuyan a mejorar las ofertas en las tiendas en moneda libre convertible (dólares) y en moneda nacional’', explicó la viceministra primera de Comercio Exterior, Ana Teresita González, durante una presentación especial en la televisión nacional.

La colaboradora del presidente Miguel Díaz-Canel indicó que el Gobierno tiene la intención de conseguir socios foráneos que puedan hacer funcionar y surtir cientos de tiendas completamente vacías en la actualidad, luego de que la crisis ocasionara una carencia de alimentos, productos de aseo y primera necesidad que antes se importaban en su mayor parte, pero ahora están inaccesibles por falta de moneda fuerte en las arcas del país.

González y la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, dijeron que las medidas de flexibilidad no significarán un abandono de la política monopólica de control estatal que la isla ha implementado durante las seis décadas que lleva su modelo socialista.

Cuba nunca tuvo un mercado de consumo muy amplio, pero se cubrían los renglones básicos gracias a una factura de importación, sobre todo de alimentos, que ronda los 2.000 mil millones de dólares anuales.

ImprevisiónEn los últimos años el Estado descuidó la producción nacional de ciertos bienes y en lugar de ello prefirió importarlos, enfocándose en la recaudación de monedas fuertes gracias al turismo y algunas exportaciones de servicios.

De manera reciente, el efecto combinado de la pandemia de Covid-19, las limitaciones productivas del propio modelo y las sanciones de Estados Unidos con el fin de presionar para que haya un cambio de esquema político -y que en los dos últimos años se incrementaron de forma radical- impactaron en la economía de la isla y en su gente, obligándola a realizar filas enormes para conseguir productos básicos.

Cuba cuenta con una libreta de abastecimiento que se entrega a cada ciudadano desde su nacimiento, y en ella se le otorga leche, huevos, café, pequeñas porciones de carne, azúcar, arroz, frijoles y pasta de dientes, entre otros productos altamente subsidiados, pero las cantidades fueron disminuyendo, obligando a las familias a acudir a las llamadas tiendas en MLC, en las que los precios equivalen a dólares.

Hasta ahora el Estado es el único dueño de estos establecimientos.

Invitaciones al paraísoEn el caso de Venezuela, el presidente Nicolás Maduro acaba de promulgar una ley que establece el marco legal para la creación de zonas de desarrollo con miras a promover inversiones en varios estados costeros venezolanos y en la paradisíaca isla de La Tortuga, un territorio insular despoblado que pertenece al país sudamericano, ubicado en el mar Caribe y que quiere convertir en un importante destino turístico.

Con la llamada Ley Orgánica de Zonas Económicas Especiales se busca establecer los mecanismos que permitan atraer la inversión mediante una serie de estímulos fiscales, financieros y aduaneros, declaró Maduro en un acto de gobierno televisado.

El mandatario indicó que las zonas especiales están conformadas por la península de Paraguaná del estado Falcón; los municipios de Puerto Cabello y Morón del estado central de Carabobo; el estado La Guaira, donde se localizan el mayor puerto y aeropuerto del país; la caribeña Isla de Margarita y la isla La Tortuga, donde aves migratorias hacen escala allí todos los años.

El mandatario venezolano se mostró especialmente entusiasmado por el potencial turístico de La Tortuga.

“No exagero cuando les digo que el proyecto de la isla de La Tortuga es la iniciativa turística más grande e importante hoy por hoy en el Caribe y en el mundo’', aseguró Maduro en su habitual tono grandilocuente.

Al mismo tiempo, invitó a los empresarios de África, América latina, Asia, Europa y el Caribe a invertir en “el proyecto ecológico más importante del mundo entero’'.

Venezuela, otrora un rico país petrolero y que posee las reservas de crudo más grandes del mundo, busca alternativas para obtener ingresos y sortear el desabastecimiento y otros efectos de las sanciones que aplica Estados Unidos desde hace tiempo con el fin de impedir que el Gobierno socialista venezolano pueda realizar transacciones financieras y comerciales en el extranjero, acceder a activos internacionales propios y negociar con petróleo, oro u otros activos.