Dólar “blue” sin freno: el Gobierno hará un desdoblamiento cambiario para turistas

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 21/07/2022

El gobierno de Alberto Fernández anunciará en las próximas horas un desdoblamiento cambiario para que los turistas extranjeros que llegan al país liquiden sus dólares en los bancos y no alimenten el mercado paralelo, donde solo este miércoles el “blue” saltó 5,32% y cerró en 317 pesos en Buenos Aires y a 321 pesos en Córdoba.

Argentina está en el peor momento de la corrida cambiaria que comenzó el 8 de junio pasado.

Desde entonces, el precio del dólar en el mercado informal y en la Bolsa se disparó 52% (unos 109 pesos).

Esta es la tercera corrida contra el peso que se registra en el gobierno de Alberto Fernández.

Es la más virulenta y también la más grave porque el Banco Central no tiene dólares para salir a contener y porque se impone la desconfianza pública en la gestión del Frente de Todos.

En el mercado mayorista, el tipo de cambio cerró en 129,39 pesos.

En lo que va del año subió 26%, por detrás del 38% de inflación.

Y la brecha cambiaria con el “blue” saltó así al 145%, el nivel más alto desde que comenzó el cepo cambiario en 2011.

En la Bolsa, los precios arden.

El “dólar MEP” –que se opera con el bono GD30- sube 53,9% en el año y se ubica en los 303,44 pesos; y el contado con liquidación -que se opera con el mismo papel soberano- asciende 52% en el año, alcanzando los 308,75 pesos.

El gobierno no quiere acelerar más la devaluación del peso porque, entiende, eso se trasladaría automáticamente a la inflación.

E intenta, como lo hizo ayer la portavoz presidencial Gabriela Cerruti, ningunear el impacto del “blue” en las expectativas.

“Tenemos absoluta empatía con la sensación de incertidumbre que generan las informaciones alrededor del dólar blue.

Creemos que efectivamente no tiene impacto en la economía real, pero es la ministra la que va a comunicar los temas económicos”, dijo Cerruti.

En paralelo, los datos del seguimiento de 900 precios que hace en forma diaria la secretaría de Comercio indican que en la primera quincena los alimentos y bebidas se encarecieron 8% en promedio, contra el mismo periodo de junio.

En este contexto se hizo ayer la reunión de Gabinete en Casa Rosada.

Todos esperaban escuchar a Silvina Batakis, la nueva ministra de Economía.

El panorama que plasmó la funcionaria dejó a todos con rostros adustos.

Por la tarde aparecería el Indec para agregar cucharadas de arena a la garganta del Gobierno, que acababa de afrontar una jornada de lucha de organizaciones sociales que, de la mano del aliado Juan Grabois, reclaman un Salario Básico Universal.

El Indec publicó el informe de Intercambio Comercial con tres datos alarmantes: volvió el déficit comercial en junio, tras 18 meses, y se exportó menos en cantidades que hace un año; y el superávit comercial del primer semestre se redujo 54% anual.

También mostró el organismo que el Estimador mensual de actividad económica (EMAE) registró un incremento de 7,4% en la comparación interanual en mayo, pero hubo un avance de apenas el 0,3% respecto de abril, es decir, estancamiento de actividad.

Al finalizar la reunión de Gabinete hubo una conferencia de prensa de la que participaron Cerruti y los ministros de Turismo, Matías Lammens; de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; y de Salud, Carla Vizzotti.

Lammens dijo allí que Argentina necesita de los dólares que traen los turistas, por lo que él viene trabajando con la ministra de Economía para suprimirles a los extranjeros la brecha cambiaria al momento de liquidar sus dólares, para que estos ingresen al Banco Central.

El gobierno está trabajando en un portafolio de alternativas, comentó Lammens, para que los turistas liquiden esos dólares en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC).

“Seguramente en los próximos días habrá novedades”, dijo.

Las medidas apuntan a que haya un tipo de cambio diferenciado para el turista, para que pueda liquidar sus dólares a un precio que esté más en relación con el denominado “dólar MEP” o el “contado con liquidación”.

La ministra Batakis se reunirá este jueves con el gabinete económico.

Y, según señaló la portavoz presidencial, tiene previsto “hacer anuncios hacia el final de esta semana o la semana que viene”.

Batakis al Gabinete: se vienen meses complejosLa ministra de Economía, Silvina Batakis, encaró a sus pares en la reunión de Gabinete y sintetizó la crítica situación: “Se vienen meses muy complejos”.

Juan Manzur, jefe de Gabinete, y los ministros, se miraron entre sí.

Batakis asumió en medio de una espiralización de la crisis por la corrida contra el peso y por el salto inflacionario.

No tiene mucho margen de maniobra para calmar el frente social.

Por el contrario, está obligada a ajustar el gasto para cumplir con el FMI.

La ministra no puede no cumplirle al Fondo.

Si no lo hace, el organismo deja automáticamente de desembolsar los Derechos Especiales de Giro con los que se está refinanciando la deuda del país y el acuerdo se cae.

Y eso pondría el frente financiero patas arriba y desfinanciaría el déficit fiscal.

Allí ya no estarían en juego solo las variables económicas sino la gobernabilidad del presidente Alberto Fernández.

Un funcionario que estuvo sentado en la mesa junto a Batakis comentó al salir de la reunión: “Nos dijo que se vienen dos meses muy duros, muy complejos, pero que no nos va a dejar de ayudar para cumplir con las prioridades”.

En idioma no oficial, lo que dijo Batakis es que los ministerios tendrán los recursos sólo para cumplir con lo comprometido entre este mes y septiembre, porque, en pocas palabras, no hay plata en caja para financiar nada.

Fernández le hizo un pedido específico a Batakis: “Ajustá por donde haya que hacerlo, pero no toques la obra pública y los planes de vivienda”.

El Presidente quiere salvaguardar esa parte de su gestión para convertirlo en un símbolo de su paso por el Poder.

La ministra se reunió ayer en el Palacio de Hacienda con funcionarios, intendentes y legisladores bonaerenses, quienes expresaron su respaldo a las primeras medidas.

La funcionaria hizo preguntas para intentar recoger algo sobre el clima social principalmente en el Gran Buenos Aires, donde están los principales bolsones de pobreza del país y donde la crisis inflacionaria pega con dureza.