Esto está pasando en Microteatro: gastronomía y obras de 15 minutos para ir a ver en junio

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 03/06/2022

Microteatro Córdoba ofrece, desde el Cerro de las Rosas, una combinación de gastronomía y artes escénicas.

En la planta baja hay un bar y en la alta, las salas.

Salas de 15 metros cuadrados, para 15 espectadores que ven obras de 15 minutos.

Se pueden ver varias obras en una noche de las 10 que se presentan por día y se puede disfrutar de la bebida y comida.

Cada mes, Microteatro convoca a diferentes artistas de la ciudad para presentar las obras que se piensan bajo una temática.

En junio, el tema es “Por idiota”.

En esta nota, los directores de algunas de las propuestas cuentan qué se verá en esas pequeñas salas.

Humor y algo másCandelaria Sesín es directora de El Papatour.

La sinopsis dice: “Nancy cambió de vida: Ahora es guía de turismo en la casa del Papa Francisco.

Pero Enzo reaparece.

¿Logrará cambiar sus planes”.

Sobre la obra, Sesín revela: “La obra está originalmente situada en la casa natal de Francisco Bergoglio, con muchas menciones a lugares de Buenos Aires.

Para hacerla acá hicimos una adaptación a Córdoba, como él vivió un tiempo acá, la obra transcurre en esa casa y tiene otras referencias cordobesas”.

Aunque es sobre el Papa, la propuesta “tiene que ver con las relaciones humanas”, también con “algo que pasa en relación a la fe y los mundos femeninos y masculinos”.

La dramaturgia es de Melina Knoll y en escena estarán Milagros Ponce y Lautaro Arredondo.

Otra de las opciones para ver es Ella se ilumina, dirigida por Gonzalo Tolosa.

La sinopsis resume: “¿Alegría? ¿Tristeza? ¿Amor? ¿Odio por las fiestas? Tranqui, con un poco de paciencia todo se ilumina”.

“La obra no va solamente al humor sino que también apela a la ternura, los sentimientos, sin ser un drama, es una comedia pero con una historia profunda detrás que agregamos nosotros, para darle una vuelta de tuerca”, detalla el director.

La dramaturgia es de Aymará Abramovich y los intérpretes son Adrián Azaceta y Luciana Rodríguez: “Ya habíamos trabajado juntos, con Luciana en Microteatro y con Adrián veníamos trabajando en la Comedia.

Hicimos un trabajo para salir un poco de los estereotipos, llevarlo a una realidad más cruda, sin mentirle al espectador porque lo tenemos muy cerca, no sobreactuando sino bajando el registro actoral para llegar de otra manera, que la obra pase más por la cabeza del espectador y el sentimiento que ve en los actores, que es real”.

Trinidad Pignatta es la directora de Pobre tonta: “Es una obra en la que una actriz que ya no es convocada quiere planear su vuelta.

Para eso tiene a Alejo, que es como un mayordomo, que está cansado de ella y no aguanta más sus delirios, pero es la única compañía que ella tiene”.

Así se desarrolla la dinámica que llevan a la vida Joaquín Martínez y Sofía Vallejos.

“Adaptamos los actores a los personajes que teníamos”, revela, ya que el texto original (de Lucas Lagré), tenía a dos mujeres actuando.

Además, hubo un trabajo escenográfico en conjunto: “Yo diseñé la escenografía y después la trabajamos entre todos”.

Jeremías Di Filippo dirige Niño problemas (dramaturgia de Juan Ignacio Fernández), cuyo resumen reza: “En una reunión de padres se plantea una situación ‘conflictiva’ de un niño con diferentes costumbres”.

“Buscamos darle mucho humor entonces jugamos mucho desde la improvisación y corporalidad y luego pasamos al texto”, desarrolla Jeremías.

Por otro lado, adelanta que hay mucha interacción con el público que es un elemento clave en el desarrollo de esa reunión de padres.

También se podrá ver en junio la obra No seas gallina.

Jorge Monteagudo, su director y autor, habla de ella: “Cuenta la situación de dos hermanos granjeros que deben tomar una decisión con respecto a la única gallina que les queda”.

“Es en tono de comedia y tiene varios giros donde se van revelando determinados detalles que alteran el contexto de la situación.

Se pueden hacer muchas lecturas: hay un alto componente de absurdo, pero también tiene elementos que pueden ser pensados desde diferentes puntos de vista.

Creemos que el humor y la comedia son buenas herramientas para poder reflexionar sobre un amplio espectro de situaciones”, sigue.

“Con Carlos Lima y Xavier del Barco trabajamos hace más de 20 años con diversas propuestas del Teatro Minúsculo”, dice sobre los actores y agrega: “En el trabajo actoral, cada uno le aporta su impronta al personaje.

Además, muchos aspectos, como las canciones o el uso de la guitarra, se desprenden directamente desde la escena, es decir, de ese texto pasado por nuestros cuerpos.

Pero también la composición de esos personajes surge a través de las figuras presentes en los cuadros de Molina Campos”.

Opiniones sobre el formatoLos directores entrevistados hacen una evaluación positiva sobre el formato y coinciden en los mismos puntos: la accesibilidad para el público, lo único de la experiencia y cómo suma a la comunidad artística de la ciudad.

Sasín considera que a pesar de las “resistencias”, es “una de las formas que tiene el teatro de manifestarse”, que es “necesario y válido”.

“También es una gran fuente de trabajo, no sólo en lo económico, te da entrenamiento y oficio”, reflexiona, pensando en la cantidad de repeticiones y la variedad de propuestas.

En esa línea, Tolosa resalta el “desafío” de contar una historia completa en ese poco tiempo.

Jeremías apunta que es más que teatro y bar, sino un “plan de salida” completo para el espectador.

Trinidad suma: ”El formato es súper innovador y funciona muy bien.

Es encontrar espectadores nuevos, es un teatro mucho más accesible a todo público”.

Y sobre esa “salida”, Monteagudo considera: “No hay nada más lindo que entregarse a una experiencia de ficción donde un par de personas actúan a escasos metros tuyos y sin mediar pantalla.

Y además, con una exquisita gastronomía acompañadas de bebidas espirituosas que son un buen combustible, claro que sí”.

El balance de MicroteatroAgustín Bazán, productor ejecutivo del espacio, comparte qué evaluación hacen de este primer semestre de existencia: “El balance es muy bueno.

Es bueno tanto con respecto a las expectativas que teníamos y también a lo nuevo que fuimos descubriendo, tanto en torno a lo económico, artístico, cultural como al fenómeno social que implica Microteatro”.

Aclara que Microteatro es único en su tipo y que ninguna etiqueta, ni la de teatro tradicional, ni teatrocomercial, ni teatro oficial, le caben.

Con eso en cuenta, suma: “La premisa que tenemos con Marcelo Arbach, nuestro productor artístico, es que no negociamos la calidad artística.

Bajo esa premisa, sí, la tendencia de las estéticas y poéticas de las propuestas es hacia el teatro comercial”.

Bazán detalla que cada mes ha dejado un saldo de más de 3 mil entradas y habla de que se está instalando la idea de que es una “experiencia” distinta “que fusiona teatro y gastronomía”.

En eso, piensa que pudieron entender “la dinámica” del público cordobés: “Está el que está acostumbrado a ir al teatro pero no a que haya una propuesta gastronómica alrededor y también viceversa, aquel que está acostumbrado a salir a comer todos los fines de semana pero que nunca fue al teatro.

Entonces empezamos a incorporar un nexo de promociones y comunicaciones para atraer a este público a que viva la experiencia completa”.

Por otro lado, destaca la importancia de la identidad local: “Con Marcelo trabajamos muchísimo por la territoralización del proyecto, porque si bien estamos en nexo con el espacio de Buenos Aires y nació en Madrid, sabemos que estamos haciendo arte, que lo importante son las culturas y las personas, no queríamos que esto no fuera desembarcar como un McDonalds, sino que tenga que ver con algunas culturas cordobesas como la gente del teatro, de la gastronomía, del público joven que busca nuevas experiencias, también de la gente del Cerro, todo eso”.

En eso, reflexiona sobre críticas que pueda haber en esta “propuesta disruptiva”: “Hay mucha gente en desacuerdo con el espacio y está muy bien que así sea pero todos se acercan al espacio atentos, a ver qué es y de qué va.

Y cuando se acercan ya sea como espectadores o como artistas se empiezan a engolosinar con el lugar y lo terminan disfrutando y recomendando”.

“Trabajamos mucho para comprender a todos aunque sabiendo que nunca vamos a contentar a todos.

Pero la comunidad teatral por suerte lo está recibiendo muy bien.

Tenemos artistas nuevos todos los meses y gente de todo tipo: de la Escuela de Teatro de la UPC, del Seminario Jolie Libois, de la Comedia Cordobesa, de la UNC, de espacios independientes de zona norte de la ciudad, de Alta Córdoba, del Centro, Güemes, General Paz.

Microteatro ha estado nucleando la diversidad de procedencias estéticas y poéticas de Córdoba y las hace convivir”, cierra.

Para verMicroteatro Córdoba.

De miércoles a sábados, de 21 a 00.

Luis de Tejeda 4565, Cerro de Las Rosas.

Valor de la entrada: $400 por función.

Entradas en boleterías del teatro y en cordoba.

microteatro.

com.

arLas otras obras que se presentan este mes son: Te lo dije bien clarito (dirección de Cindy Godoy Villegas), Chat de mamis (dirección: Antonio Kassab), Keops (dirección: Nicolás Cuestas), Artículo 70 (dirección: Matías Lona), El silencio de Mónica (dirección: Víctor Trapote), Ramona (dirección: Mario Corzo), Cama Cucheta (dirección: Nicolás Martínez).