Evita Perón, bajo la mirada de las mujeres del PJ cordobés

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 26/07/2022

La reivindicación de la mujer en política, el compromiso con los más necesitados, la redistribución de los ingresos, la articuladora de un movimiento que tiene centralidad en Argentina, una adelantada en los tiempos, una feminista que no se declaraba como tal.

Son los puntos centrales que destacan las principales dirigentes del peronismo cordobés al evocar la figura de María Eva Duarte, a 70 años de su fallecimiento.

La Voz convocó a la senadora nacional Alejandra Vigo, a la diputada nacional Natalia de la Sota y a la titular del Pami Córdoba, Olga Riutort.

Coinciden en que el pensamiento de evita sigue teniendo vigencia.

“A 70 años de su muerte, muchas somos las que reafirmamos que la irrupción de Eva Perón reveló al país la importancia del rol de las mujeres y del esfuerzo cotidiano en los diferentes ámbitos.

Y fue en la calle, a partir del 17 de octubre, que se certificó que la mujer argentina representa una expresión nacional, digna de ser tenida en cuenta”, reflexiona la senadora Vigo.

Sostiene que “sus propias vivencias plasmaron en Eva Perón, la necesidad de reivindicar a la mujer como sujeto de derechos en la Argentina y en otras latitudes y fundamentalmente de cristalizar el reclamo de miles de voces que, hasta ese momento, estaban silenciadas”.

“Eva Perón fue claramente una feminista nacional sin justificarse como tal; que abrió caminos, que marcó el espíritu de las miles que, en las décadas siguientes, se abrieron paso en la lucha por sus derechos”, agrega Vigo.

Para la senadora, “la política en la Argentina está signada por el legado de Eva, más allá de su expresión partidaria”.

Y agrega: “En nuestro país, ella se anticipó a los cambios que sucedieron después, de la lucha de las mujeres del siglo 20, y de los movimientos mundiales del siglo 21?.

RedistribuciónDe la Sota considera que “con Evita, por primera vez alguien se puso del lado de los necesitados”.

“Ella lo expone claramente en el libro Mi Mensaje, donde habla de encarnarse en el pueblo: ‘El pueblo me alegra y me duele.

Me alegra cuando lo veo feliz y cuando yo puedo añadir un poco de mi vida a su felicidad.

Me duele cuando sufre’”, rememora Natalia.

“Nadie se había ocupado de los descamisados hasta Evita.

Es ella la que escucha y atiende a los postergados de los sectores populares”, agrega la legisladora.

Además, la diputada nacional le pone una dimensión económica a la figura de Evita: “Se gana un lugar y utiliza ese poder para distribuir por primera vez el presupuesto nacional en los de abajo.

Es ella la que propone y concreta hogares de ancianos, pensiones a la vejez, barrios enteros con servicios, hogares para madres solteras, policlínicos, el tren sanitario, campañas de vacunación, campeonatos deportivos que permitieron elaborar cientos de miles de fichas médicas de niños y niñas de todo el país y atenderlos adecuadamente, becas estudiantiles y apoyo económico al emprendedor”.

Modelo de gestiónPara Riutort, “Evita fue una protagonista indispensable para la constitución” del justicialismo.

“Encarnó en la centralidad de su representación , la causa obrera en nuestro país , donde el sujeto histórico era el trabajador y además el proveedor del modelo familiar, por ello, una de las más grandes aspiraciones era la generación del pleno empleo y el salario digno para garantizar la calidad de vida para todos sus integrantes”, resalta la funcionaria.

Y repasa la historia: “Evita, sin ocupar un cargo en el gobierno y a través de su fundación, desplegó un conjunto de políticas sociales como el turismo recreativo, el deporte, la construcción de hospitales para una salud pública universal, las viviendas, los hogares de ancianos, de tránsito para empleadas, ciudades infantil, estudiantil y universitaria, entre otras acciones”.

“Es interesante -prosigue Riutort- rescatar el modelo de gestión de políticas sociales con enfoque de derechos, que tenían como objetivo la inclusión social desplazando las concepciones de caridad y misericordia que impregnaba la ayuda social”.

“Si bien la fundación percibía fondos públicos, se diferenciaba de la fría burocracia estatal donde evita sostenía que ‘el gran ausente era el amor’, su atención personalizada de caso por caso que le llegaba de manera presencial y epistolar”, agrega.

Y destaca: “Su posición empática y la escucha, sus visitas a los parajes más humildes, sus obras y servicios de primera calidad, forman parte de un nuevo paradigma de la política social: ‘Allí donde hay una necesidad, nace un derecho’”.

La dirigente rescata también la lucha por los derechos cívicos de la mujer y la lucha por el voto femenino que compartió con Julieta Lantieri , Alicia Moreau de Justo y Elvira Rawson, “que no tuvieron buena acogida en su momento por la marcada resistencia de la dirigencia patriarcal”.

También Riutort recuerda que evita no se percibía como feminista pero, pese a ello, “no sólo habilitó el portal de ingreso para que las mujeres pudieran elegir y ser elegidas, sino que inauguró un ámbito donde las mujeres llevaron al espacio público sus aspiraciones y demandas para la construcción de un orden con más justicia social”.

Para la titular del Pami Córdoba, evita legó el modelo de un liderazgo transformador.

“La fuerza de sus convicciones que era el combustible que la llevó a sus prácticas transgresoras y revolucionarias”, concluye.