Exportaciones, enlace con Jair Bolsonaro y cercanía con gobernadores, el ritmo que caracterizó la gestión de Daniel Scioli en Brasil

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lanacion 05/06/2022

Daniel scioli se llevó como misión a Brasil, en agosto de 2020, buscar nuevos mercados para las exportaciones.

Menos de dos años después, regresa a la escena nacional, luego de un escándalo interno, para ocuparse del Ministerio de Desarrollo Productivo, un área que tiene entre sus funciones el acompañamiento a empresas y pymes en el proceso de intercambio comercial.

A lo largo de su gestión como embajador, scioli no perdió la oportunidad de remarcar la importancia de generar divisas ante cada reunión realizada.

Además de preocuparse por ablandar la relación con el gobierno de Jair Bolsonaro, scioli acercó a gobernadores, intendentes, y empresarios locales con compañías y centros productores brasileños y promovió cámaras de comercio e industria binacionales.

“Necesitamos poner el máximo esfuerzo en promover nuestras exportaciones”, les dijo scioli a los funcionarios de la embajada en su primer día de actividades, el 12 de agosto de 2020, en plena crisis del coronavirus.

Prometió entonces un trabajo cercano con cada uno de los diez cónsules en ese país.

La aprobación del pliego de daniel scioli como embajador, que había sido electo diputado nacional en 2017, no tuvo mayores inconvenientes.

Sin embargo, su camino a la embajada en Brasilia quedó atravesada por una polémica inusitada.

En marzo, cuando su pliego ya había sido validado por el Congreso, se presentó en la Cámara de Diputados para dar quórum en la sesión donde se discutió el recorte de las jubilaciones de los jueces, fiscales y diplomáticos.

La oposición puso el grito en el cielo, y si bien hubo una denuncia por “usurpación de autoridad”, la causa quedó cerrada.

Aún, según argumentó, no se había publicado entonces el decreto que lo designaba formalmente como embajador.

Con la presentación de las cartas credenciales, en el primer mes en funciones, scioli se reunió con Bolsonaro y buscó aproximar posiciones.

Pese a las diferencias ideológicas, que tiñeron el vínculo desde el inicio, scioli siempre se mostró como un “enlace” para conducir las conversaciones.

A fines de ese año, ambos mandatarios mantuvieron la primera conversación telefónica y se vieron las caras recién en octubre de 2021 durante una reunión del G20.

En una entrevista con LA NACION en marzo de este año, el ahora ministro celebraba que se había podido “resolver controversias, encausar la relación, aumentar las exportaciones, y llevar inversiones” al país.

“Logramos mantener una agenda muy fluida, en la que se van destrabando los problemas, con el eje central de generar puestos de trabajo para la Argentina y exportar cada vez más”, consideraba el el representante argentino en Brasil.

El funcionario puso en marcha un relevamiento de la demanda potencial para productos argentinos, como vinos, aceites y productos plásticos y se concentró en realizar reuniones a uno y otro lado de la frontera para expandir el intercambio.

La cercanía con Buenos Aires no le impedía mantener agenda en el país, estar al tanto de la situación local, asistir a reuniones y participar de actos, con ministros del Gobierno y también del propio Presidente.

La aprobación del trigo transgénico resistente a la sequía, el acuerdo por el arancel externo común, “que mantenía en vilo la relación bilateral”, más la expansión de nuevos mercados son algunos de los puntos que el embajador suele destacar de su gestión.

También anotó en esa línea la habilitación para el ingreso de la merluza argentina, que estaba bloqueada, en un momento en el que el precio internacional era de 3800 dólares la tonelada.

La venta de langostinos argentinos a Brasil, que se había interrumpido durante ocho años, sobresalió en mayo de 2021, cuando una empresa de Mar del Plata vendió 23.306 kilos.

scioli intervino en las gestiones que fueron seguidas por el Ministerio de Agricultura.

El embajador en brasil había llegado a pedirle al Supremo Tribunal Federal de brasil que la Justicia diera finalmente luz verde a la reanudación de las exportaciones, que se frenaron en 2013 por una medida cautelar de los productores brasileños.

Otro de las medallas que scioli se calzó fue la posibilidad que los productores argentinos pudieran volver a exportar uva sin bromurar, debido al riesgo de la plaga Lobesia botrana.

La decisión repercutió, tras más de una década, en el envío de cargamentos de uva a granel, fresca, una producción en la que San Juan se destaca en el contexto nacional.

“Un mercado potencial de 20 millones de dólares”, afirmó el embajador el año pasado.

Pese a unos meses en los que China se ubicó en primer lugar, brasil ha mantenido el status de principal socio comercial del país.

El vecino país ya había recuperado ese sitial histórico en septiembre de 2020.

El embajador se ocupó, de hecho, de destacar ese dato semanas atrás, cuando festejó que las exportaciones habían crecido “53.8% interanual”.

Según el último informe del INDEC, a partir de los datos de abril, la Argentina le vendió productos a brasil por un equivalente a 1.118 millones de dólares, lo que da cuenta de esa suba superior al 50%.

Sin embargo, el país registró, al mismo tiempo, una suba del 40,8% en la importación de bienes por 1.315 millones de dólares, lo que arrojó un intercambio comercial negativo de 197 millones dólares.

Más exportaciones y turismo, más divisas genuinas y más empleo argentino.

En La Rioja junto a @QuintelaRicardo inauguramos una Misión Comercial inversa donde 60 productores de vino, aceituna, aceite, pasas de uva, ajo y cebolla venderán en directo a 22 importadores brasileños.

pic.

twitter.

com/7m1RqFB7R1— daniel scioli ???????? (@danielscioli) June 2, 2022En ocasión del 25 de mayo, frente a los funcionarios de la embajada, scioli dedicó un discurso en el que aprovechó para reflexionar sobre la situación regional y acaso el papel del país en el contexto internacional.

“Juntos con brasil podremos garantizar la seguridad alimentaria y energética de la región y gran parte del mundo, para responder a las nuevas demandas globales y desafíos como los procesos inflacionarios que afectan a los sectores más vulnerables”, sostuvo.

Y amplió: Tenemos que adelantarnos al futuro que se viene y generar incentivos para transformar nuestras materias primas a través de la educación, con inversión pública y privada, y sustentabilidad ambiental”.