Federico Gastaldi, el argentino que pasó de embalar cajas en una fábrica textil a dirigir un equipo de Fórmula 1

Noticias de turismo de argentina y el mundo
Llegó a la Máxima de la mano de Luciano Benetton y luego estuvo a cargo de Lotus. Con su hermano ayudaron a traer la categoría en los noventa. Su amistad con Mick Jagger y las anécdotas con Michael Schumacher y Kimi Räikkönen
Fuente infobae 04/09/2022

Federico Gastaldi en la charla de seguridad vial que encabezó Jean Todt.

Detrás, las obras dedicadas a Carlos Reutemann de Fuel-Art Su respeto, humildad y prudencia para hablar dan cuenta de alguien que supo moverse en las altas esferas de la Fórmula 1, adonde llegó por su capacidad de manejo empresarial.

Se trata del argentino Federico Gastaldi (64 años), quien pasó del rubro textil a trabajar en las escuderías por más de 20 años y hasta ser clave para repatriar a la Máxima en los años noventa.

El vivir en Europa y sus viajes lo llevaron a conocer artistas internacionales y forjar junto a su hermano, el recordado Marcos, una gran amistad con Mick Jagger, al que le prepararon un asado en la última visita de los Rolling Stones al país.

Argentina tiene un fuerte arraigo con el automovilismo y la F1, desde el mismo nacimiento de la categoría hace 72 años.

A lo largo del tiempo no solo sus 22 pilotos en la Máxima y tres más destacados, Juan Manuel Fangio (5 títulos), Carlos Alberto Reutemann (subcampeón) y José Froilán González (primer ganador con Ferrari y subcampeón), fueron los que hicieron historia.

Otros hombres ganaron protagonista debajo de los autos y el caso de Gastaldi es un ejemplo, como el de los ingenieros Enrique Scalabroni (Williams, Ferrari y Lotus) y Sergio Rinland (Williams, Brabham y Benetton entre otros equipos).

Otros también trabajaron como mecánicos y ese rol en la actualidad lo tiene el cordobés Nicolás Bianco en Alpha Tauri.

Se suma Sergio Bondi, jefe de logística de Ferrari.

Gastaldi apareció como uno más y hasta con cierta timidez en el evento que encabezó Jean Todt (ex jefe de Ferrari, Peugeot Sport y presidente de la Federación Internacional del Automóvil) el pasado 25 de agosto.

Luce impecable como en su última aparición pública, al menos en una carrera, que fue en la Fórmula E en Buenos Aires en el verano de 2017.

De forma muy amable se prestó a la charla con Infobae.

Luego, más tranquilo, amplió sus conceptos por teléfono.

Gastaldi fue director adjunto de Lotus entre 2014 y 2016 (Formula1.

com)“El amor por el automovilismo nació desde muy pequeño, influenciado por mi hermano Marcos, que fue el que me empezó a meter en este mundo, Turismo Carretera, Fórmula 1, todo de la mano de él y siempre bajo su tutela”, cuenta.

“Trabajé en el tema textil a los 17 años para Fiorucci.

Empecé a trabajar en la parte comercial y de marketing, pero cuando era necesario y los tiempos apremiaban hacía de todo y ayudaba a guardar las camisas en las cajas.

No se me cayó ningún anillo por eso”, cuenta.

Luego fue distribuidor en España para diversas marcas y en ese ámbito se hizo amigo de Luciano Benetton, quien fue la llave para llegar al mundo de la F1.

“El acceso se dio por medio de la familia Benetton y pude conocer a los directores de los equipos, los pilotos, los promotores, mecánicos.

También estuvimos involucrados en ese momento con Esteban Tuero y su manager, Eduardo Ramírez, y también le dimos una mano a Norberto Fontana en Sauber.

Poco a poco me fui metiendo y al final terminé trabajando”, relata.

Pero no se conformó con llegar a trabajar en la F1 y acompañó a su hermano en un gran sueño que tuvieron por varios años: que la F1 regresara a la Argentina.

Ambos junto a los periodistas Felipe Mc Gough y Fernando Tornello, fueron pilares fundamentales para las vuelta de los Grandes Premios entre 1995 y 1998.

Las charlas comenzaron a principios de los noventa y contaron con un asesor de lujo para las posibles modificaciones en el Autódromo de Buenos Aires Oscar y Juan Gálvez: Ayrton Senna: “Lo conocí a Ayrton y luego su sobrino (Bruno), que corrió en Lotus.

También a sus tíos.

Cuando Marcos encabezó el proyecto de traer la F1, Ayrton vino al circuito a darnos una mano con el tema de seguridad”, detalla.

Encaminadas las gestiones, Marcos se ocupó de obtener los avales económicos para poder cerrar el evento y en las negociaciones conocieron a Bernie Ecclestone, quien condujo los derechos comerciales de la Máxima durante casi 40 años.

“Bernie es muy buena persona.

Nos ayudó mucho y se enganchó mucho con hacer la carrera en Buenos Aires.

Siempre fue muy positivo con el proyecto.

Como jefe del negocio siempre tuvo mucha personalidad y con una capacidad de conducción única.

Fue el mentor del automovilismo del presente”, destaca.

Sobre un posible retorno de la F1 a la Argentina explica que “siempre existe la posibilidad.

Nuestro país es uno de los que más veces estuvo involucrado en el automovilismo desde la época de Juan Manuel Fangio, el primer piloto que ha ganado cinco campeonatos del mundo.

Luego llegó un Michael Schumacher y hoy tenemos un Lewis Hamilton, pero nosotros tenemos una historia que es una carta de presentación que no tiene competencia en cualquier parte del mundo.

Creo que va a volver la F1 a la Argentina cuando sea el momento”.

Su vínculo con Benetton lo llevó a trabajar en el equipo.

“En Benetton comencé en la época que estuvo Rocco Benetton como director del equipo.

En ese momento estaba Michael Schumacher, que logró los dos campeonatos en 1994 y 1995?, afirma.

Elogió al Kaiser, al que recuerda con nostalgia: “Una excelentísima persona.

Tenía muy buena onda y era súper simpático en la intimidad.

Decía lo que pensaba.

En esa época ya era un gran piloto, con la cabeza muy bien puesta y una excelente herramienta de marketing para el equipo.

Se lo extraña mucho y lamento lo que le ha pasado.

Recuerdo de ir juntos a las carreras y la última vez que nos vimos fue en un evento en el City Hall de Montreal en 2013 en la previa de la carrera en Canadá.

Aquella vez, un día fuimos juntos al circuito y nos matamos de risa en el viaje.

Fue muy impactante porque pocos meses más tarde tuvo su accidente de esquí”.

En 1994 Schumacher tuvo como compañero a Jos Verstappen, el padre del actual campeón mundial y líder del campeonato de la F1.

“Era muy competitivo y con una cabeza muy preparada.

Max es la continuación de lo que era el padre”, sentencia.

Michael Schumacher logró su primer título en F1 en 1994 con Benetton, cuando Gastaldi ya estaba en el equipo (Getty Images) (Getty Images/)A pesar de la venta de Benetton a Renault siguió trabajando en la escudería que ya se había mudado a Enstone, Inglaterra, pues el ex team italiano había adquirido en su momento el remanente de Toleman, el equipo en el que debutó Ayrton Senna en 1984.

“Después me ofrecieron trabajar en Renault, en Lotus y seguí hasta 2016 laburando en la F1?, agrega.

En Lotus fue director adjunto; acerca de cómo fue tener un rol jerárquico en un equipo de F1 sostiene que “la clave fue mantener el espíritu de trabajo.

Fue un orgullo para mí poder trabajar en ese mundo”.

En Lotus tuvo a cargo a Kimi Räikkönen en su regreso a la F1 en 2012 luego de dos años en el Mundial de Rally.

A Iceman lo define como “un personaje muy particular.

Parecía siempre muy reacio como persona, parecía como alguien lejano, pero no es que no le gustaba el trato con la gente, sino que era tímido.

Muchos se imaginaban que era un personaje frío, pero todo lo contrario y tiene muy buen humor.

Después en el día a día era una persona súper encantadora, muy cálido, pasamos muchos momentos por viajes y presentaciones”.

Por otro lado, Federico siempre fue amante de la música y su vida en Europa y contactos lo llevaron a conocer a Mick Jagger.

“Lo conozco a través de amigos en común.

Él estuvo acá varias y la última vez que viajó (2016) comió un asado en la casa de Marcos y la pasamos genial.

Disfrutó mucho de ese agasajo.

Come de todo, pero le encanta la carne argentina”, revela.

Kimi Räikkönen ganando con su Lotus en Australia 2013.

Al año siguiente Federico pasó a ser director adjunto (AP)Volviendo a la F1, otro grande con el que trató ya en la escudería Renault es Fernando Alonso.

“Cuando Esteban Tuero decidió bajarse de la F1 (1999) y se negoció su salida de Minardi, Alonso (por entonces de 17 años) estaba en la cola para posibles pilotos.

Fernando entró a correr e hizo una campaña impresionante”.

Sobre su balance durante más de 20 años en la F1 afirma que “me sorprendió la calidad de las personas.

Yo era parte de un equipo.

Era uno más y tu familia termina siendo un equipo porque viajás todo el año con ellos.

Lo que sorprende es la calidad y calidez de toda la gente que trabaja en la F1.

Es muy difícil tener familia.

Es una de las cosas que te das cuenta que te perdés.

Hasta que no te retirás no te das cuenta”.

Hoy Federico divide su vida entre Europa y la Argentina, ya que suele regresar al país para visitar a su madre de 90 años, mientras prepara una posible mudanza de Inglaterra a España.

Fuera de la intensidad de los Grandes Premios, hoy recuerda con nostalgia sus dos décadas en el gran circo.

Otro caso de un argentino que supo destacarse en la F1 sin haber brillado en las pistas.

SEGUIR LEYENDODe la escuela rural a marcar una era en el automovilismo: Carlos Reutemann, uno de los mejores pilotos de la Fórmula 1La cinematográfica hazaña de Fangio en el circuito más peligroso del mundo: cómo ganó su mejor carrera a los 46 años para lograr su quinto título en la Fórmula 1De correr en la Fórmula 1 con Schumacher a alejarse del automovilismo y vender autopartes para camiones y colectivos: la nueva vida de Esteban Tuero“Vení, subite al auto de Niki”: de reemplazar a Lauda en la Fórmula 1 a atender una posada al pie de la Cordillera de los Andes y entrenar caballosDe trabajar como cadete en una farmacia a llegar a la Fórmula 1, donde un accidente le truncó los sueños: la apasionante historia de Miguel Ángel GuerraDe un barco con Pamela Anderson, a pelearle a Hakkinen con un Minardi y tener de jefe a Prost: a solas con Gastón Mazzacane, el último argentino en la Fórmula 1De transportar cerdos y granos a ser el primer ganador con Ferrari en la Fórmula 1: las mejores anécdotas de José Froilán GonzálezDe pedirles autógrafos a los pilotos a ser amigo de Reutemann y Senna, y traer la Fórmula 1 a la Argentina: las mejores anécdotas de Felipe Mc Gough