Frente a los recortes de Massa, los gobernadores del norte redoblan la apuesta por subsidios y una tarifa eléctrica diferencial

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lanacion 23/08/2022

CÓRDOBA.

- Los gobernadores del norte del país volvieron a reunirse este martes, en Jujuy, con el radical Gerardo Morales como anfitrión.

Frente a los anuncios de la Casa Rosada para recortar partidas presupuestarias, los ejes de la discusión de los mandatarios, en su mayoría peronistas, volvieron una mayor demanda de subsidios para tarifas energéticas y para el transporte, además del avance en inversiones.

Los acompañaron el jefe de Gabinete de la Nación, Juan Manzur; el ministro de Turismo, Matías Lammens; y la secretaria de Energía, Flavia Royón.

Antes del inicio de la asamblea, el chaqueño Jorge Capitanich, insistió con la necesidad de que las provincias del norte -en especial las que no tienen gas natural- cuenten con un esquema de tarifas eléctricas diferenciado.

En la segmentación presentada por el gobierno nacional ya alcanzaron ese objetivo, porque les fijaron como tope un consumo de 500 Kwh/mes en vez de los 400 Kwh/mes del resto del país.

En un encendido discurso contra la Justicia, Cristina Kirchner acusó: “Esto es un juicio al peronismo”Sin embargo, Capitanich planteó que apuntan a una “equiparación” en el trato que tiene el sur en invierno.

Pretenden que los 500 kwh/mes se extiendan a “650 o 700 en el verano”.

Los gobernadores también ratificaron que en el presupuesto 2023 se deben incluir mayores partidas para el subsidio del transporte en el interior y el financiamiento del corredor bioceánico.

Al final de la asamblea, se insistió en el mayor consumo de las provincias del Norte respecto a la demanda para tener un sistema diferencial de 400, 550 y 700 kv mes hora.

También se pidió mantener el plan federal de inversiones para mejorar alta, media y baja tensión y la provisión de servicio energético, que involucra casi US$500 millones y está en ejecución.

Los mandatarios volvieron a plantear sus preocupación por el abastecimiento de combustible en los picos de demanda entre marzo y julio del año próximo, e insistieron en que el corte de biodiesel se mantenga de 5% a 12,5%, según dijo Capitanich.

En el encuentro participaron también los gobernadores de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de Formosa, Gildo Insfrán; de Catamarca, Raúl Jalil; de Corrientes, Gustavo Valdés; la vicegobernadora de La Rioja, Florencia López; de Misiones, Oscar Herrera Ahuad; de Salta, Gustavo Sáenz; y el de Tucumán, Osvaldo Jaldo.

La próxima asamblea será en Chaco.

Impulsar y condicionarEl viernes pasado, en su reunión en La Plata, la liga de gobernadores mostró una estrategia que para el peronismo es moneda común: impulsar a un dirigente y después ponerle límites.

Lo hicieron con el ministro de Economía, Sergio Massa.

Impulsaron su designación y, ahora, buscan restringir su campo de acción.

Ordenar las cuentas, pero no con los recursos de las provincias, es el lema.

Los planteos en el encuentro de los norteños fue el mismo.

Con la experiencia del fracaso del presupuesto 2022 en el Congreso, todos quieren participar en el diseño del programa para 2023.

Hacer valer sus votos para sacar esa ley es la herramienta con que cuentan para conseguir recursos.

Con un cronograma electoral en el que la mayoría de las provincias votarán separadas de la Nación, los mandatarios quieren garantizarse fondos para tener logros que mostrar durante la campaña.

Para los gobernadores el nombramiento de Massa fue una salida en medio de una crisis profunda, pero no están dispuestos a darle todo el poder.

“Lo conocemos; mejor seguirlo de cerca”, ironizó un diputado nacional que es la sombra de un gobernador.

“¿Traducido?”, preguntó LA NACION.

“Que haga, pero que necesite de nosotros”.

El rol de KicillofEn el tercer encuentro de la liga, en La Plata, con Axel Kicillof como anfitrión, el bonaerense también fue el más activo al aportar “letra” para el documento final.

La reunión se había postergado, entre otros factores, porque sus colegas quieren desarticular que el AMBA sea la ganadora absoluta del reparto de subsidios para el transporte.

Sí o sí el texto de cierre debía incluir el reclamo por el tema.

Hasta hace unos cuatro meses, Kicillof se mantuvo casi al margen de las movidas de los gobernadores peronistas.

No participaba de las reuniones y los contactos eran los institucionales.

Cuando la crisis político-económica empezó a escalar fue uno de los impulsores de la liga que, además, jugó en contra de CABA en la pelea con Nación por la coparticipación.

Un dirigente norteño de larga experiencia, desliza: “Estar adentro es una forma de marcarle la cancha a Alberto [Fernández].

Como ‘el Coqui’ [Capitanich], él es cristinista puro.

Sabe que al resto no le cae bien que Buenos Aires sea siempre la privilegiada por su peso político, cuando el norte también da votos importantes al peronismo”.

La liga no es un grupo homogéneo pero sus miembros entienden que les permite contar con un espacio que les da una representación diferente ante la Casa Rosada e incluso ante el Congreso.

Desde que se creó tuvieron tres reuniones; la primera, a horas de la designación de Silvina Batakis en Economía; la segunda generó la presión para la inclusión de Massa en el gabinete; y la última, la de La Plata.

El extraño argumento político de Cristina Kirchner: “Este es un juicio contra el peronismo” por las medidas que tomó en su gobiernoPor fuera mantienen contactos entre los mismos integrantes e incluso con Juan Schiaretti, el peronista díscolo que no se integró.

Más allá de la liga, los mandatarios del norte cuentan con su propio espacio (el que se mostró hoy en Jujuy); los de Catamarca, Salta y Jujuy armaron la mesa del “litio” y los de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos cuentan desde hace años con la Región Centro.

Los del sur, en cambio, todavía intentan organizarse.

Es el mecanismo que encontraron para hacer lobby por sus intereses que, están convencidos, no fueron tenidos en cuenta a pesar de la promesa de campaña de Fernández de que gobernaría con ellos.

Ahora, el Presidente también encontró aliados para preservar un espacio en el mapa político.