La nueva moda que deslumbra a los brasileños: casarse en bodegas de Mendoza

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente losandes 29/05/2022

Si de turismo hablamos, históricamente mendoza ha tenido tres grandes públicos al que mostrar todas sus generosidades: el interno, el del resto del país y el de la comunidad vecina de Chile.

En los últimos años, sin embargo, se ha sumado Brasil como un gran exponente que cada vez gana más terreno, con el vino y la montaña como los mayores atractivos para los visitantes cariocas.

Ahora, la tendencia se potencia con una nueva moda top que no deja de sumar adeptos: casamientos brasileños en bodegas y viñedos de Mendoza.

“Doy fe de ello, es una bola que se está dando hace mucho y cada vez con más frecuencia”, confirmó Ezequiel Manríquez, licenciado en Turismo, quien hace 21 años trabaja en el rubro.

En la última década creó la empresa de turismo receptivo Nossa Mendoza, “especializada únicamente en turistas brasileños”, con la que ha podido comprobar que “además desde su atractivo por los paisajes, el vino de mendoza a los brasileños les marca como un estatus social”.

“Se desviven por conocer las nueve capitales mundiales del vino y mendoza es una de ellas, es la que les queda más cerca, y es la que tiene las bodegas que producen los que ellos beben allá”, completó en diálogo con Los Andes.

Obviamente, el factor económico también es un aspecto importante, y “la devaluación fuerte nuestra les hace mucho más conveniente venir a Mendoza”, dijo Ezequiel, quien también contó que los brasileños “ya están enteradísimos del dólar blue, del paralelo, ya saben dónde cambiar”.

Casamientos de brasileños en Mendoza.

Foto Gentileza Gustavo SavelliAdemás de eso, para Gustavo Savelli, reconocido fotógrafo de bodas en Mendoza, “el vino y su marco natural en las bodegas está entre las razones iniciales de por qué vienen a casarse acá”.

Tras una vasta experiencia capturando momentos en casamientos brasileños, y en sintonía con el resto de los testimonios, coincide en que “esta moda del buen vino y del paisaje y el viñedo, ha calado hondo en el público brasileño, y casarse acá es exótico, es lo más ‘top’”.

En pocas palabras, “visitar las bodegas, los viñedos y la montaña, para los brasileños es como ir a Disney”, describió Ezequiel.

Testigos de ello son los famosos, y novedosos, “wedding planners” (“organizadores de bodas”, en su traducción al español).

Como Emilia Muzaber, una joven mendocina quien, tras recibirse como licenciada en Relaciones Públicas incursionó en este mundo de la mano de la organizadora de bodas Natalia Baigorria, y pudo comprobar la nueva tendencia: “Son muy fanáticos del paisaje y del vino”, comentó, además de confirmar que “generalmente casi un 90% de los eventos son en bodegas”.

“Muchos eligen Valle de Uco, también Potrerillos y otros, Ciudad, pero obviamente las bodegas que están en Pedriel, en Maipú, o todas bastante alejadas por la visual que tienen estas bodegas”, concluyó Emilia.

Tendencia: Crece la cantidad de casamientos de Brasileños en Mendoza.

Bruna y Guilherme Fotos: Gentileza: Gustavo SavelliWedding planners, la otra tendenciaAsí es que esta nueva tendencia de Brasil abrió un mundo de este lado del continente, al pie de la Cordillera de Los Andes, sobre todo en el ambiente del turismo.

“El brasileño consume los tres servicios, hotelería, gastronomía y transporte turístico, ya que hacen muchas más excursiones”, destacó Ezequiel.

Eso, según él, hace que “el turista brasileño sea tan importante como el chileno”, que solo consume las primeras dos, ya que “ellos también tienen montaña y bodegas”.

Con la moda de los casamientos top, quienes bien vieron la oportunidad fueron los wedding planners, dedicados a planificar absolutamente todo lo que rodea al viaje, el evento y las demás actividades de los turistas brasileños: “Generalmente el casamiento lleva varios meses, hasta un año te diría, de preparación hasta que se llega el momento de la boda.

Como pasa con las bodas de destino -como les llaman-, el wedding se encarga de muchas cosas más que cuando lo contrata alguien de Mendoza”, explicó Emilia sobre su trabajo.

Tendencia: Crece la cantidad de casamientos de Brasileños en Mendoza.

Julia y Renato.

Fotos: Gentileza: Gustavo SavelliDesde el momento del primer contacto con la pareja que se va a casar, quienes organizan la boda “se encargan de dónde se van a quedar, les consigue los contactos de hoteles o les da referencia y opciones para que ellos elijan; los proveedores con quienes van a trabajar; las bodegas en las cuales se pueden casar”, entre otros servicios.

Pese al desgaste que eso genera y los momentos “súper estresantes durante el evento” por los que pasan, Emilia reconoce que su trabajo le gusta mucho porque también tienen “momentos lindos como que el evento salga bien y que el cliente quede contento.

Ver la cara de felicidad de las personas es súper satisfactorio”.

Pero eso no es todo, porque además, “como vienen desde lejos, no vienen por uno o dos días sino por varios.

Entonces también muchos piden consejos de dónde ir a almorzar, qué tour de vinos o de bodegas pueden llegar a hacer, cabalgatas, y otras actividades para los días previos y posteriores a la boda”, detalló la wedding planner.

Ezequiel reafirmó esto y manifestó que “de los turistas que nosotros recibimos, un promedio de estadía en mendoza son 4 días”.

De hecho, contó que “estamos retomando los números de la pre-pandemia, cuando teníamos 10 vuelos semanales directos entre mendoza y San Pablo.

Ahora, después de la pandemia, por el momento tenemos 4 frecuencias semanales, y a partir de junio vuelve una aerolínea brasileña y vamos a pasar a tener 7 vuelos por semana”.

Eso, sin tener en cuenta que “muchos brasileños hacen escala, vía Buenos Aires o Santiago (Chile)”, donde también pasean algunos días.

Tendencia: Crece la cantidad de casamientos de Brasileños en Mendoza.

Bruna y Guilherme Fotos: Gentileza: Gustavo SavelliEstilo brasileñoPor costumbres, idiosincrasia, o simplemente por la distancia, las “bodas de destino” tienen su propio estilo, con algunas particularidades y diferencias con respecto a las locales.

El primer detalle que notó Emilia, por ejemplo, fue que “los eventos son más íntimos, vienen los amigos más cercanos y los familiares y listo, porque quizás no todos tienen la oportunidad viajar”.

Gustavo agregó que “desde el primer momento en que se disponen los novios y todos sus invitados a hacer un viaje, ya se torna una experiencia totalmente diferente”, y “eso hace que la boda sea distinta a cualquier otra que se pueda hacer en su lugar de origen, porque la gente viene predispuesta de otra manera”.

Así, el fotógrafo confesó que los casamientos se tornan “más emotivos, hay mucha emoción a flor de piel y el amor se palpita y se ve en todos”.

Será por eso que, al momento de sacar su cámara para inmortalizar cualquier situación, “te encontrás con lágrimas en los ojos, con abrazos sentidos, y momentos reales que en una boda de acá de mendoza por ahí no te las encontrás muy fácilmente”.

Tendencia: Crece la cantidad de casamientos de Brasileños en Mendoza.

Adriana y Sergio.

Fotos: Gentileza: Gustavo SavelliEn cuanto a las particularidades, en algunos casos los novios brasileños “prefieren traer el DJ de allá, por el tema de la música que ellos escuchan”; y también “les gusta mucho lo que tiene que ver con el catering, y todo ese show que hacen los cocineros con el fuego a la vista, que les están sacando la carne ahí en su cara”, destacó la joven.

Más allá de su gran gusto por el whisky, según revelaron por lo bajo algunas fuentes, “la foto más típica que buscan es en el viñedo, con su copa tomando vino, y en lo posible que se vea la montaña”, concluyó el fotógrafo Gustavo.