Puertas adentro. Una casona sobre el Lago Di Como se reformó con recursos actuales sin perder su mística

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lanacion 02/08/2022

A unos 5km al norte de Como, sobre la margen derecha del Lago, está la comuna de Moltrasio y, ahí, Villa Orlandoni.

El paisaje que la rodea se mantiene intacto, así como la mística que atrae a los viajeros más afortunados desde que la noción de turismo existe.

En 2019 fue objeto de una cuidada restauración que, entre otras cosas, la dotaron de una pileta de agua salada.

La encargada de la nueva decoración fue la diseñadora de interiores suiza Ina Rinderknecht, en colaboración con los dueños, el galerista Damian Grieder y su mujer, la artista Melli Ink, tal su seudónimo.

La creatividad del equipo consiguió mutar la dimensión señorial de la propiedad en un “santuario”, según definen.

Cocina all’italianaLa impronta de los dueños, un galerista y una artista plástica, se hace explícita de entrada con este mural, a la altura de la casa en todo sentido.

Con su impresionante mesada de mármol, la cocina reinterpreta el estilo de vida italiano clásico de una manera moderna.

Ina Rinderknecht, a cargo del diseño interiorArte y colorSobre un fondo de colores discretos, el living despliega acentos de color y de diseño con algunas de las piezas más icónicas de la colección de los dueños, como el sillón amarillo de Hans Wegner.

La zona más íntima del living se ambientó con un sofá curvo, lámparas de pie vintage, la mesita con patas de ave, obra de Meret Oppenheim y una Tulip baja.

Fotografía en blanco y negro de la artista Monica Bonvicini.

Aire libre para enamorarseAsí como el concepto del living partió del mobiliario, el comedor se proyectó en torno al arte: la obra de los hermanos Gert y Uwe Tobias es protagonista y leitmotiv.

El motivo de estrellas usado en el revestimiento de la pileta se trajo del interior, donde se verá en los calcáreos que se diseñaron especialmente para los baños.

Dormitorios botánicosUn mismo motivo y variaciones de color, eso decidió la dueña de casa para los murales que decoran las cabeceras de los dormitorios.

Los dueños se encargaron de la elección de los muebles y la ambientación de su suite.

“Trabajar en construcciones antiguas requiere una sensibilidad especial en relación con los materiales.

Como los mármoles y calcáreos que usamos en toda la casa”.

Cuarto de huéspedes“El aporte creativo de los dueños fue uno de los grandes motores de este proyecto”.