Rodríguez Larreta: Los dirigentes cordobeses saben que lo único innegociable en Juntos por el Cambio es la unidad

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 07/08/2022

Horacio Rodríguez Larreta avisa que, dentro de un par de semanas, vendrá nuevamente a Córdoba.

No sabe si visitará Marcos Juárez, donde habrá elecciones el 11 de septiembre y Juntos por el cambio se juega la intendencia, pero afirma que sigue el proceso electoral y que apoya a todos los candidatos de la alianza.

Su foco, explica, hoy está en escuchar para armar un plan para 2023.

Un plan que le diga a los argentinos hacia dónde ir, una construcción que lleva adelante - según Larreta- Luis Juez para Córdoba.

Desde Buenos Aires, en diálogo con Voz y voto, el jefe de gobierno de la Ciudad Autónoma, evitó pronunciarse sobre si Juez es el candidato a quien apoyará para gobernador.

Pero sí dejó una advertencia: “Lo único innegociable es la unidad”.

–¿Juez es su candidato en Córdoba? ¿Lo va a apoyar para que sea gobernador por Juntos por el Cambio?–Luis, primero, fue el ganador de la última elección.

Fue el que encabezó la boleta de Juntos por el Cambio.

Tiene muy buen nivel de apoyo en la provincia.

Voy a estar con él.

Además, estamos colaborando, trabajando juntos e intercambiando experiencias de lo que hicimos en la Ciudad de Buenos Aires, tomando ideas y aportando nuestra experiencia en temas como la seguridad, la educación, o la salud.

Lo veo muy, muy interesado, tomándose muy en serio la elaboración de un plan.

Así como estamos trabajando a nivel nacional, lo mismo pasa en Córdoba.

Pero también es cierto que hay otros dirigentes en la provincia.

Dirigentes del PRO como Soher (El Sukaria), Gustavo Santos, “la Coneja” Baldassi.

Hay muchos candidatos, muchos dirigentes que han crecido y que tienen que ser parte de un equipo.

Y lo mismo en el radicalismo.

Con Mario Negri, con (Rodrigo) De Loredo, que era el cabeza de lista de Diputados.

–Días atrás, Alfredo Cornejo mencionó que las principales candidaturas del espacio a nivel provincial se dirimen entre Juez y De Loredo.

Usted no tiene exactamente esa visión, al menos en el caso de De Loredo, al que no mencionó de la misma manera que a Juez.

-Sí, sí.

A ver.

..

quien encabezó la boleta fue Luis.

Pero Rodrigo fue otro de los ganadores, y además había hecho muy buena gestión en el gobierno de Macri en funciones ejecutivas.

Así que también es un dirigente muy valioso y yo tengo además muy buena relación y respeto con él.

–En Córdoba no hay Paso.

¿Cómo cree que se deberían definir las candidaturas de Juntos por el Cambio? ¿Le parece las encuestas una herramienta válida?–Lo tienen que decidir los cordobeses.

No yo desde acá, ni mucho menos.

–Pero a modo de opinión.

–Las opiniones siempre terminan influyendo.

Creo que tenemos que respetar.

Uno de los desafíos que tenemos como argentinos es recuperar el federalismo, que en Argentina se ha perdido porque el kirchnerismo, sobre todo, ha concentrado muchos recursos en el Gobierno nacional.

Tenemos que volver a ser un país federal, donde cada provincia pueda ser la artífice de su propio destino, de su plan, de decidir qué obras se hacen, cuáles son las prioridades.

Argentina es unitaria hoy.

En esa línea, y para ser coherente, la decisión del armado político en la provincia la tienen que hacer nuestros dirigentes cordobeses.

Tenemos dirigentes de mucha madurez, de mucho nivel, que saben que si hay algo innegociable es la unidad.

En el marco de la unidad de Juntos por el Cambio, son los dirigentes cordobeses los que tienen que definir cómo es el mejor mecanismo para las candidaturas.

Larreta y Marcos Juárez–Vendrá a Córdoba dentro de algunas semanas.

¿Tiene que ver con Marcos Juárez y la elección que se disputará en septiembre?–No sé si en particular con Marcos Juárez.

Pero sí voy a ir a Córdoba.

Estuve a principio del año un par de veces.

Y tengo la expectativa de volver.

–¿Está siguiendo el proceso electoral en Marcos Juárez?–Lo estoy siguiendo.

Por ahí no tengo un nivel de detalle del último minuto, pero sí, lo estoy siguiendo y apoyando a nuestros candidatos.

En todo el país.

Durante la campaña estuve en Córdoba con nuestros candidatos.

De la misma manera que ellos vienen acá.

Tenemos un equipo en Juntos por el cambio muy consolidado.

–¿Visitará Marcos Juárez?–No lo sé todavía, no tengo una agenda definida.

Sí te digo que el foco de mi visita va a ser ir a escuchar.

Más que hablar, más que dar discursos, es un momento en el que estamos trabajando en desarrollar un plan nacional.

Esto que yo le cuestiono al Gobierno nacional, de que no tiene un plan, bueno.

..

nosotros queremos tenerlo.

Estar preparados para 2023.

Mi convicción es que la mejor manera de construir ese plan es recorriendo el país, hacerlo federalmente y escuchando.

Escuchando a productores, industriales, vecinos, y a comerciantes.

Organizo varias reuniones para escuchar cuáles son las inquietudes, las prioridades.

Eso es lo más importante en esta etapa.

Larreta y Schiaretti–Habla mucho de “consenso amplio” pensando en 2023.

En algún momento, se mencionó que le interesaba que Juan Schiaretti se sumara a ese consenso.

¿Esa posibilidad existió y cómo está su relación con el gobernador?-Nosotros estamos concentrados en consolidar Juntos por el Cambio.

Porque además, en Córdoba ganamos la elección intermedia encabezados por Luis Juez.

Con Rodrigo de Loredo, con el equipo del PRO, con Soher, con Santos, con todos.

..

Tenemos un equipo muy consolidado.

Está Mario Negri también.

Hay dirigentes de primer nivel nacional.

Por eso, lo primero es consolidar nuestro propio espacio.

Tengo buen vínculo, de pares, con el gobernador de la provincia.

Pero nuestra energía, nuestro foco está puesto en traducir el triunfo que tuvimos en la última elección en volver a ganar en Córdoba el año que viene.

–¿Alguna vez se sintió más cerca de Schiaretti que ahora?–Por el rol que tenemos los dos, hemos tenido contacto, por supuesto.

Representamos a dos de los distritos más grandes de Argentina, donde hay problemáticas comunes.

Durante la pandemia intercambiamos experiencias en una situación tan difícil para todos.

Cuando hubo que ir tomando las decisiones de apertura también hablamos.

He tenido siempre un buen diálogo por el rol que tenemos y es lo que corresponde.

Como lo hice con el de Córdoba, lo hice con gobernadores de otras provincias.

–Si usted fuera presidente, Schiaretti podría ser entonces uno de los dirigentes dentro de ese 70% que menciona simbólicamente como el porcentaje de acuerdo necesario para llevar adelante una gestión.

–Estoy convencido que hay que construir un consenso más amplio.

Pero, en ese consenso más amplio, hoy especular con nombres no ayuda a nada.

Si realmente tengo.

..

tenemos.

..

tengo la vocación de esa construcción dar nombres hoy no ayuda.

Vamos para atrás.

De lo que estoy convencido es que hay que terminar con la grieta.

Y hay que tener un plan de transformación que sostengamos en el tiempo.

El problema de Argentina es que cada presidente que llega empieza todo desde cero.

Parece más un fundador que un presidente.

Hay que construir ladrillo sobre ladrillo.

Así han salido adelante los países que se recuperaron de sus crisis.

Yo soy un fanático “anti-grieta”.

Larreta, los subsidios y el federalismo–Tanto Juan Schiaretti como Martín Llaryora hablan de lo injusto que son los repartos de subsidios y sindican al Amba, de la que forma parte Capital Federal, como el centro de los recursos nacionales.

¿Qué opina sobre estas críticas?–Que quien los reparte es el Gobierno nacional.

La decisión del reparto de subsidios es nacional.

Es válido que critiquen, cuestionen y discutan el tema con el Gobierno nacional.

Lo que sí creo es que tenemos que hacer un replanteo.

..

–¿No se siente aludido entonces?–No es decisión nuestra.

No es del Gobierno de la Ciudad.

Es una atribución del Gobierno nacional.

Aclaro que, cuando cambió el gobierno, en 2019, las tarifas eran muy similares en todo el país.

Eso se volvió a agudizar con la inflación y con un gobierno kirchnerista que decidió esto.

Sí creo, y ahí sí estoy de acuerdo con el gobernador y con el intendente, que hay que hacer un replanteo integral de toda la distribución de los fondos.

De los fondos de coparticipación, de los fondos discrecionales.

..

¿Por qué a una provincia le financian una obra, y a otra no? Todo eso debieran decidir las provincias.

Hay que trasladar recursos a las provincias, y responsabilidades también.

Que las provincias se hagan cargo de su plan.

–Schiaretti también ha planteado el traspaso de las empresas de servicios públicos, Aysa y las eléctricas, a la Ciudad de Buenos Aires.

–Perdón, pero yo también lo he planteado.

Es más, durante el gobierno de Macri se había iniciado el trámite para traspasarnos las empresas eléctricas.

La regulación de esas empresas.

Cambió el gobierno y se echó todo para atrás.

Yo creo en el federalismo.

Y así como creo en eso, creo que la Ciudad de Buenos Aires debiera administrar sus servicios públicos, y también administrar más recursos y más responsabilidades.

Larreta y la relación con Sergio Massa–La llegada de Massa, al que se califican como “superministro”, ¿le genera expectativas positivas? ¿El Gobierno puede entrar en una nueva etapa, mejor de la que venía teniendo?–El solo hecho de cambiar personas no cambia nada.

Acá lo que se necesita en Argentina, y es algo que vengo reclamando hace mucho tiempo, es que haya un plan.

Que el gobierno nos diga cuál es el rumbo, para dónde vamos, qué es lo que Argentina va a producir, cómo se va a invertir para eso, cómo aumentamos las exportaciones y cómo generamos más empleo.

Y cómo eso se refleja en cada región, porque no es lo mismo Córdoba, una zona fértil, productiva, con industria automotriz y turismo, que el sur del país, donde, por ejemplo, hay más energía.

Incluso llegamos a escuchar al Presidente jactándose de que no creía en los planes económicos.

A la gente tenemos que decirle hacia dónde vamos.

Llevamos dos años y siete meses de gobierno y no hay un plan.

Por eso, no puedo ser optimista si no sé a dónde vamos.

Es lo que le pasa a muchos argentinos, que están con mucha angustia.

–En relación al cambio de personas dentro del Gobierno, ¿cómo queda Alberto Fernández en esta distribución del poder? ¿Cómo se lo ve desde la oposición?–Es parte de la preocupación.

Todo lo que se habla sobre que el Presidente está desdibujado, corrido a un costado, lo que uno lee en los medios genera mucha angustia.

Estamos en un barco, en el medio de la tormenta, y no sabemos quién es el capitán.

Nos da angustia, nos preocupa, nos da incertidumbre.

Pero entrar en la interpretación de si fulano o mengano.

..

Hoy no hay un rumbo claro y no hay un capitán al mando que nos dé la seguridad de que sabe para dónde vamos, y que nos va a ayudar a salir de esta situación.

–Se ha hablado de su vínculo con Massa.

Él ha dicho que hace 30 años que son amigos ¿Esto puede ayudar a un mayor diálogo institucional?–Es cierto que tengo vínculo con él hace muchos años, pero la relación tiene que ser institucional.

No puede depender de que las personas se conozcan de antes.

Acá hay un Gobierno, con el Presidente, que no mostró ninguna voluntad de consenso, de diálogo, de apertura en todos estos años.

A las pruebas me remito.

Si esto cambiará.

..

no lo sé.

Hasta ahora no mostró ninguna vocación.

Es más, pareciera que toda la culpa, todos los males, los echan siempre al gobierno anterior en vez de hacerse cargo.

En mi caso, cuando tuve que coordinar con el Gobierno nacional, al principio de la pandemia, lo hice con total convicción.

Más allá de las diferencias políticas, era mi responsabilidad relacionarme y coordinar con el Nación y con la provincia de Buenos Aires.

Así lo hice.

Y me retribuyeron un día enterándome por los medios que nos sacaban la coparticipación, otro día que querían cerrar las escuelas.

..

Ahí me planté y fue una pelea muy dura.

–Massa instó al diálogo, pero por lo que usted dice, no le genera mucha expectativa la invitación.

–Voy a los hechos.

Si uno mira la actitud que ha tenido el Gobierno nacional.

..

que es el mismo, porque no cambia porque cambie el ministro de Economía.

..

Si uno mira la actitud que ha tenido en estos dos años y medio, es muy difícil ser optimista en esto de la apertura y del diálogo.

Es más, se han preocupado por profundizar la grieta, siempre poniendo el problema del otro lado, criticando a la oposición.

Yo no creo en eso.

Sí creo en el consenso y el diálogo, pero no es lo que ha mostrado el Gobierno.

Larreta y el juicio a CristinaEn la semana que pasó, se conocieron parte de los alegatos de los fiscales en la causa Vialidad (por el manejo de la obra pública y la relación con Lázaro Báez).

En el proceso, fue Diego Luciani quien acusó fuerte a la vicepresidenta Cristina Kirchner como responsable de manejar una “asociación ilícita”.

–¿Usted cree que la vicepresidenta puede ser condenada en esta causa?–Primero, todo el alegato del fiscal es muy serio.

Parece ser muy bien fundamentado.

No leí el expediente, no tengo los detalles, pero lo que expresó públicamente tiene todo el sustento, es muy sólido el alegato.

Y todos hablan de que es un fiscal (por Luciani) independiente, muy profesional.

Dejemos que el juicio avance, que es lo que corresponde.

Hasta ahora, lo que uno ve es contundente.

Los datos que da, las explicaciones, todo está fundamentado en documentación.

–¿Imagina un escenario en el que, por el modo en el que funciona la Justicia, y si se sustenta un proceso y da ese resultado, Cristina pueda termina presa?–Todos somos responsable igualmente ante la ley.

El que cometió un delito tiene que ir preso.

Y si en esta causa la Justicia determina que hubo un delito, tiene que ir presa.

Eso lo determina la Justicia, con un juicio bien sustanciado, con todos los fundamentos.

Acá no puede haber privilegios.

Si se cometió un delito, quien lo haya cometido, sea la vicepresidenta de la Nación o quien sea, tiene que ir preso.

Esa es la Argentina que queremos.

Es lo que corresponde.

Y lo que dice la ley.