Se suman pueblos en Córdoba que exigen a bares y restaurantes los menús en lenguaje accesible

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 12/11/2022

Los Reartes, localidad del valle de Calamuchita de tres mil habitantes y con marcado perfil turístico, se convirtió en una de las primeras de Córdoba en exigir, a través de una resolución, que todos los bares y restaurantes incluyan cartas de menús con lenguaje accesible.

Ocho establecimientos ya cuentan con una carta en Braille, para personas con dificultades visuales, y otra en sistema de comunicación aumentativa-alternativa, con pictogramas, que permite la comprensión a quienes tengan alguna condición del espectro autista.

Las cartas con figuras que representan las opciones de comidas y bebidas, a su vez, son herramientas que facilitan la comunicación con “personas que no saben leer o con niños pequeños, porque hay muchas más posibilidades de inclusión de la población”, apuntó la fonoaudióloga Cristina Martínez, del centro de atención especial Renacer, entidad que impulsó la iniciativa.

El establecimiento, con sede en la vecina Villa General Belgrano pero con asistentes de distintos puntos de la región, también llevó una propuesta similar al Concejo Deliberante de Villa General Belgrano, ciudad que cuenta con una nutrida lista de locales gastronómicos.

Allí, se aprobó esta semana una ordenanza en la misma sintonía, que impone la obligatoriedad de cartas para personas ciegas o con autismo aunque con un largo plazo: desde febrero de 2024.

Pero quienes gestionen nuevas habilitaciones deberán incorporarlos ya.

En Los Reartes, el jefe comunal Lucas Sánchez reconoció que aún falta avanzar en todo el país en políticas públicas respecto a la accesibilidad.

Opinó que, aunque “a cuentagotas”, algunos cambios se fueron materializando, ya que años atrás “ni se hablaba del tema”.

Y sugirió que las normas inclusivas deberían bajar desde el Estado nacional.

“Estamos haciendo el camino al revés, de abajo hacia arriba, pero es una forma de ir consiguiendo pequeñas cosas”, añadió.

Valoró la apertura del sector gastronómico local que aceptó sumarse a la iniciativa: de los 16 establecimientos que tiene la localidad, ocho lo hicieron desde el primer momento.

Ahora, con la resolución dictada, será una exigencia y los comercios del rubro tendrán un plazo de 180 días para incorporar cartas accesibles.

Además, será una condición obligatoria para nuevas habilitaciones.

La iniciativa se enmarca en la ley nacional de Turismo Accesible.

La comuna sumó además información turística en sistema Braille.

“Todos los comercios de Los Reartes cuyo rubro principal sea el gastronómico, sean restaurantes, restobares, confiterías, heladerías, casas de comidas y demás que se dediquen a tal fin, deberán tener a disposición de los consumidores, además de sus cartas habituales, al menos una en sistema Braille y en sistema de comunicación Aumentativa y Alternativa (pictogramas)”, indica la resolución.

Deberán incluir el mismo contenido que las cartas habituales, aunque no se exigen incluir los precios.

A su vez, los establecimientos gastronómicos tendrán la obligación de exhibir una leyenda o logo que identifique al comercio con “Menú Inclusivo”.

“Me parece un proyecto excelente, de parte de Renacer y de la comuna, hay muchas cosas más por hacer y estamos a disposición para lo que podamos ayudar”, señaló Oscar Quevedo, del parador “Ramona”, que ya exhibe sus cartas accesibles.

Paula Giordano, del café restaurante Chaflán, apuntó: “Está buena la iniciativa, lo vi en algunas ciudades como Rosario o algunos lugares de Córdoba; es una novedad y forma parte de un plus que le damos al servicio de mesa, ojalá que podamos ayudar a personas con dificultad”.

Mendiolaza lo anunciaA nivel provincial, se conocen acciones individuales de algunos comercios, en varias ciudades, que suman cartas accesibles (sobre todo en Braille), pero no ordenanzas de municipios.

Mendiolaza trabaja en un proyecto para incluir la carta en sistema Braille en sus restaurantes.

La ciudad de Sierras Chicas cuenta con 12 locales gastronómicos.

El intendente Daniel Salibi, confirmó a La Voz que el proyecto está avanzado y se aprobaría en breve, previo consenso con restaurantes, cafés y bares que conforman “Mendiolaza Polo Gastronómico”.

Gonzalo Castellanos, propietario del restaurante Calasanz, explicó que trabajan en una propuesta que no solo incluya a personas con discapacidad visual sino también a celíacas, quienes “muchas veces no reciben el trato que merecen”.

Agregó que además capacitarán al personal en lenguaje de señas para brindar una mejor atención a personas con discapacidad auditiva.

De modo individual, y sin que medien exigencias, hay negocios sumados a esa ola en diferentes ciudades.

Por ejemplo, una heladería de Alta Gracia que incluyó su carta de gustos adaptada a personas con autismo.

En Córdoba capital: una ordenanza que no se cumpleEn la ciudad de Córdoba se aprobó en 2009 una ordenanza que obliga a restaurantes y bares a ofrecer un menú en sistema Braille.

Un informe de este diario, en 2014, mostró que eran muy escasos los locales gastronómicos que cumplian ese requisito.

Aunque la norma sigue vigente, elniel de cumplimiento efectivo es igualmente bajo.

Inlcuso es probable que sea aun menor, ya que se ha extendido en bares y restaurantes el uso de menús por código QR, que impiden la accesibilidad o su uso a personas ciegas.

De alguna manera forma parte de la larga serie de ordenanzas con buenos propósitos pero que no se aplican, ni se controlan para que se apliquen, y quedan en “letra muerta” en muchas ciudades.