Un nuevo desafío para la Córdoba turística

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 29/06/2022

Como en cada víspera de períodos vacacionales (incluidos los fines de semana extralargos), los operadores de las diversas actividades turísticas de la provincia de Córdoba cifran sus expectativas en dos aspectos centrales: la afluencia estimada de viajeras y viajeros y las reservas de alojamiento por confirmar.

En tanto, y desde otro costado del negocio, la mayoría de los turistas evalúan de manera puntillosa si el nivel de gastos previstos para pasar unos días de distensión y de esparcimiento familiar está en orden a su presupuesto.

En ese marco de probabilidades a dos puntas, asoman inminentes las vacaciones de invierno, que comenzarán el 9 de julio en Córdoba y una semana después en Buenos Aires y en otras provincias.

En un informe que publicamos día atrás, funcionarios municipales de las áreas de turismo y empresarios hoteleros de los parajes más visitados en tiempos de receso coincidieron en que hay una enorme expectativa de que en julio se registren índices de visitantes por encima de lo habitual.

El éxito de la temporada, sin embargo, tiene relación directa no sólo con la afluencia de público, sino también con el nivel de gastos en los diversos rubros.

Son las reglas del mercado.

De todos modos, es imperioso fijar tarifas en línea con la crisis económica nacional y, por añadidura, con los presupuestos hogareños acotados.

Es auspicioso, en ese contexto de retracción, que muchos prestadores hoteleros hayan anticipado que mantendrán los valores similares (no iguales) de la pasada temporada de verano.

Sería un esfuerzo empresarial, si se toma como referencia la escalada inflacionaria que viene sacudiendo a la Argentina en lo que va de 2022.

Con todo, habrá que observar con atención el comportamiento del servicio gastronómico.

Son abundantes las quejas que tomaron dimensión pública, de clientes que fueron sorprendidos con precios exorbitantes que no guardaban relación con lo consumido y, más aún, con lo fijado en la carta.

De todos modos, como bien señala el informe, los precios a abonar en hotelería y en bares y restaurantes dependen mucho de cada establecimiento.

Es por ello que en estas vacaciones de invierno, algunos ajustarán el lápiz y otros no tanto.

Lo aconsejable es tener criterios razonables, para no espantar al turismo, el motor de la economía en vastas regiones de la provincia.

De hecho, la ciudad de Córdoba no será ajena a esta movida.

Por antecedentes, se sabe que la Capital provincial es acogedora de visitantes en mayor medida en los recesos invernales que durante las temporadas estivales, cuando la gente elige descansar en los paisajes de las serranías.

Huelga señalar que las autoridades de Turismo de la Municipalidad deben ajustar los detalles que les competen, a fin de garantizar una estadía placentera a quienes en general optan por el paseo urbano.

Las expectativas son buenas, según alientan los operadores, en particular para cuando arranque el período vacacional en Buenos Aires, el 16 de julio.

Salvo excepciones, Córdoba no ha defraudado a los turistas.

Es de aguardar que este invierno arroje indicadores en esa dirección.