Vandalizaron un patrimonio histórico jesuítico en Calamuchita

Noticias de turismo de argentina y el mundo

Fuente lavoz 08/09/2022

El antiguo calicanto jesuita, un puente que data del siglo 18 y que forma parte del patrimonio histórico de Santa Rosa de Calamuchita, fue vandalizado con un grafiti de grandes dimensiones pintado en sus muros.

“El daño es incalculable”, indicaron desde el municipio.

La pintada se ve desde larga distancia.

La antigua construcción amaneció con la pintura “LSD” y en un costado “Jer”, probablemente la firma del autor, de quien presuntamente circuló una fotografía en plena acción.

La obra fue realizada con piedras, cal y ladrillos artesanales (de allí su nombre).

El calicanto integra uno de los circuitos turísticos difundidos y cuidados por el municipio local, que repudió el hecho y radicó la denuncia en la división Delitos Culturales de la Policía de Córdoba.

El sitio es frecuentado para disfrutar al lado del arroyo o realizar caminatas o pasear en bicicleta.

Patrimonio dañado“El Calicanto del Arroyo Seco constituye parte del patrimonio de la ciudad declarado sitio arqueológico y patrimonial por la ordenanza municipal N° 1814/2020, los sitios históricos, culturales y patrimoniales forman parte de la propia identidad de nuestra ciudad, denotan la evolución de nuestro pueblo y la conservación de nuestra esencia”, comunicaron desde la Municipalidad.

“Toda acción que atente contra el deterioro y/o destrucción total o parcial del patrimonio histórico, cultural y/o natural de la ciudad está prohibido, constituye un delito y está bajo riesgo de multas”, agregó la información.

Analizan ahora con especialistas en el tema cuál es la mejor manera de recuperar el muro dañado.

En tanto, también alentaron a las personas que observen estos hechos a realizar la denuncia a la Policía al 101 o a la dirección de Seguridad al 03546 421964.

Un poco de historiaEn una publicación digital del área de Turismo del municipio de Santa Rosa se explica que el calicanto es un “puente acueducto que atraviesa el arroyo Seco y formó parte de un sistema de canalización hidráulica que se utilizó para el riego de las huertas de la estancia Jesuítica de San Ignacio de los Santos Ejercicios del siglo 18 y otras estancias vecinas”.

Está realizado con materiales del lugar.

Fue restaurado en el siglo 19.

La estancia de San Ignacio (la única en Córdoba que no se logró conservar del pasado jesuita) se encontraba a pocos kilómetros del lugar.